08 / 12 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

Bolivia en la encerrona del imperialismo global

Valora este artículo
(0 votos)

 

El imperialismo -decía Lenin- es la etapa superior del capitalismo. El llamado bloque contrahegemónico dejó sola a Bolivia. Ni China ni Rusia ofrecieron su apoyo económico, tecnológico y militar al gobierno del presidente Evo Morales frente a la tentativa golpista consumada finalmente con su renuncia el pasado 10 de noviembre. Sostienen al negado de Nicolás Maduro y no al dignísimo líder de un país que hasta 2006 era el más pobre de la América austral. Así es la naturaleza del imperialismo: hace acto de presencia donde tiene intereses reales y concretos, sea el petróleo venezolano o el litio boliviano, principal móvil de este golpe de Estado. Todo lo demás es retórica pseudoprogresista.

Asimismo, ni los rusos ni los chinos cuentan, hoy, con la tecnología para la explotación e industrialización de este metal, fundamental para el desarrollo energético venidero. Sin embargo, Estados Unidos -al igual que Alemania- la tiene desde hace varias décadas, funcionando al ritmo de las demás áreas de la energía que dinamizan una matriz industrial a gran escala y, por tanto, muy demandante.

 En el capitalismo se ha establecido, desde los prolegómenos del siglo XX, un pacto de equilibrio y subrepticia cooperación entre los Estados imperiales y los capitales transnacionales para mantener la correlación de fuerzas del orden mundial. Este pacto consiste en dejar que determinadas potencias o capitales tengan libre injerencia sobre zonas estratégicas sostenidas en su capacidad material para convertir a esas regiones en piezas que mantengan sobre rieles la locomotora del sistema.

 Este pacto de caballeros hace que sea necesario que el Departamento de Estado y la CIA, rememorando viejas épocas de nuestro pasado continental, se desenvuelvan activamente en países como Bolivia y Venezuela. Y aquí está el punto clave: el interés geopolítico de la alianza ruso-china está puesto en el crudo venezolano (como el de Siria, como hemos visto con el protagonismo bélico del Kremlin en Medio Oriente) porque le es, en este momento particular de la historia, un activo primordial en sus respectivos desarrollos capitalistas, mas no el litio de las reservas minerales bolivianas. Si Rusia o China lo tuvieran en sus manos, no sabrían demasiado qué hacer con él. Tardarían en generar las condiciones que les permita contar con el desarrollo tecnológico necesario para hacer de este apreciado alcalino un insumo para el abastecimiento energético de una industria de la que, por el momento, no cuentan.

 En este sentido, le es loable que los países que sí cuentan con esos medios de producción se hagan del mineral para luego inyectarlo, con valor agregado, en las venas de la red capitalista global y esperar, agazapados, el momento para poder desarrollar esta tecnología industrial y energética que, muy pronto, reemplazará a la convencional, impulsada esencialmente por hidrocarburos. Esta es, en efecto, la lógica del capitalismo. Una lógica orientada con códigos de la mafia que, como diría Noam Chomsky, si tiene patria, y es la del sistema imperial.(O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
Comentarios sobre el IV Festival de Artes Vivas
Luego del desarrollo del IV Festival Internacional de Artes Vivas, lo primero que se me ocurre es asentir que, a…
Escrito por
‘Casus belli’ por la igualdad
¿Cómo empieza una guerra? Algunos dicen que con un disparo; una bomba; un estruendo. Cuando un país invade a otro,…
Hacia una filosofía de vida
Recuerdo, cuando estudiante, que en las primeras clases de filosofía nuestros maestros lo primero que nos enseñaban era el significado…
El rezago tecnológico de America Latina
El escritor ilustre, pensador profundo e innovador Oppenheimer Andrés, ocupa un lugar único en la prensa de las Américas y…
Escrito por
Siempre al asecho
El abuso de autoridad se siente a cada instante, a pesar de la proclamación de los derechos de igualdad, simplemente…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Diciembre 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Edición digital