17 / 02 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Novela negra

Valora este artículo
(0 votos)

 

Esta es una novela sin nombre, apuntada por antonomasia como negra y quizá más que negra, oscura, obscena, obediente al poder del más fuerte y se desenlaza escalofriante, perversa, ostentando inteligencia satánica.

La trama se desarrolla en una pequeña ciudad de un lejano país ecuatorial, los personajes principales son: un hombre al que le dicen “negro”, otro al identificado como “el rockero” que es exempleado judicial y cuñado del negro, una mujer a la que le llaman “la jueza”, una auditora de nombre Beatriz que tiene discapacidad auditiva y dos familias de supuesto linaje que tienen poder en la ciudad en la que se desarrolla los hechos.

La idea central es la quiebra de una institución financiera que deja cientos de perjudicados, la demanda de estos al sistema judicial del Estado para que se les haga justicia y los intentos por evadir la responsabilidad en la quiebra masiva de las instituciones del sistema de Economía Popular y Solidario en un momento de descontrol institucional.

El principal guion de la historia versa sobre la autoridad que ejerce la jueza en el momento de los hechos, pues ostenta la dirección en la judicatura, y al hacerlo, ordena a los juzgadores del caso manipular todo el proceso, a efectos de responsabilizar a un grupo de cuatro personas inocentes y otros empleados de la institución financiera; sin contar que por más poder que tenga un juez, no puede cambiar los hechos.

Movimientos macabros que son advertidos por Beatriz, quien con sus destrezas de auditora, descubre  los actos viciados del proceso y acogiendo lo que manda la Carta Magna, denuncia ante la máxima autoridad de la república; logrando se corrija y se  haga justicia.

Sin embargo, esto no terminó, pues viene la revancha de los denunciados, por lo que se ejecuta la persecución contra Beatriz, intentando llevarla a la locura, despojarla de sus bienes anularla como persona, e inclusive atentando contra su vida.

Ante lo vano de los intentos, los autores de la historia judicial más perversa del país, traman una nueva, en la que escogen a un hombre con discapacidad auditiva, de profesión médico, (la esposa lleva también por nombre Beatriz), el referido, se desempeña en una clínica como anestesiólogo; es allí donde se configura la trampa, en la que la hermana de la jueza al someterse a una intervención quirúrgica menor, acusa de abuso sexual.

Códigos ocultos en el caso del médico, (como que los que intervienen son aproximados a los actores de la historia de quiebra de la institución financiera), permiten a la auditora forense Beatriz, detectar el atentado. En ese momento, desgastada, sin salud, sin recursos, intimidada, no puede sino, escribir sus opiniones.  (Una  historia negra en la vida real).(O).

       

Lo último de Sandra Beatriz Ludeña Jiménez

Inicia sesión para enviar comentarios
Utopía y realismo
”Más allá de la ideología reaccionaria y la utopía exaltada está el realismo de la alegría del Evangelio. Lo que…
Amor verdadero
“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no…
Escrito por
Las famosas pruebas “quiero ser maestro”
 Otro invento de la “Revolución ciudadana” son los concursos de méritos y oposición para llenar vacantes e ingresar al Sistema…
La amistad es una necesidad del ser humano para sobrevivir
Apropósito de la celebración del día del Amor y la Amistad, pedimos permiso para hablar en torno a la Amistad,…
Escrito por
El debate sobre la prueba Ser Bachiller
Las protestas a nivel nacional no paran, en esta ocasión se produce y mantiene por los padres de familia y…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Febrero 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29  

Edición digital