29 / 03 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Buenos días Año Nuevo

Valora este artículo
(0 votos)

 

Manuel Fernando Vire Riascos

En el ya terminado año, han transcurrido momentos de pesares y angustias, interminables jornadas de pruebas y dificultades, días alegres y felices. Podemos decir que ha habido de todo un poco, más, ¿qué nos queda de ello?

 

Ahora, nos damos cuenta de que lo único válido ha sido el esfuerzo que nos ha dado fortaleza y progreso, esas dificultades de las que hemos sabido salir airosos, aprendiendo nuevas y valiosas lecciones; lo demás, la fatiga, la lucha y el sufrimiento de muchos instantes han pasado a formar parte de la historia de la vida.

 

 Ese año, el 2019, quedará en la historia de la humanidad como una etapa en extremo delicada del conglomerado mundial. Las tensiones, discordias y luchas continuas, han marcado la pauta del engranaje social, en una incomprensión constante que está determinando un proceso de preocupante desestabilización, que creará graves problemas futuros.

 

Ese año finalizado, ha servido para hacernos conscientes de que estamos presenciando la revelación del más notable problema de la historia humana; pero solo de la comprensión profunda y auténtica de los grandes problemas, vienen las grandes soluciones.

 

Ha sido un año para la reflexión, la recapitulación de sucesos, de recuerdo de metas propuestas y de promesa de nuevos retos. Y ha terminado la humanidad el año siendo menos inmadura, siendo un poco más sabia y sabiendo que es más feliz como cuando empezó, empeñados en hacer lo que cada uno debe, para seguir creciendo, ir donde se haga falta, decir lo que sea necesario decir.

 

¿El año que se acaba ha sido bueno? ¿Cómo será el que entra? El tiempo nos lo dirá. Para mí son tiempos de reflexión quizá porque suelen ser fechas en las que los sentimientos, inexplicablemente, están más a flor de piel. Exploremos el interior para intentar dirigir nuestra vida.

 

Al haber despedido el 2019, recordemos a Manrique al decir “Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar que es el morir".

 

Mis deseos pues, que vuestros ríos fluyan por un cauce con leves revueltas, que hagan la vida más interesante, pero sin hacerla un sufrimiento constante.

 

Un lindo tango con música de Oscar de la Fuente, en letra de Lorenzo Spanu, nos dice:

 

Buenos días año nuevo…/ buenos días ilusión,/ más que un brindis es un ruego/ ¡no me falles año nuevo…/ no me falles, por favor!(O).

 

 

 

 

 

Inicia sesión para enviar comentarios
Un cuadro digno de ser visto
“Cuando salgo de viaje desaparezco del mapa. Nadie sabe dónde me encuentro. ¿En el punto del que partí o en…
El Señor en la tormenta
Cuando Jesús y sus discípulos cruzaban el mar de Galilea, se levantó una tormenta tan grande, que las olas cubrían…
La lectura del coronavirus desde nuestra inteligencia espiritual
Hoy más que nunca, frente a la pandemia del coronavirus, le estamos haciendo el quite a la muerte que muy…
El mito: divino o heroico
El Mito, nacido del ingenio, de la imaginación y de una suprema capacidad mental, para cruzar las barreras de lo…
El mundo en un chamico
A quién en estos momentos de angustia se le ocurre descubrir cómo es la tecnología del chamico, bueno, aunque no…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Octubre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Edición digital