06 / 04 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

La antropología amorosa de la soledad y del libro

Valora este artículo
(0 votos)

De entre las cosas vivientes que más mueren en completo abandono y que claman por la compañía de alguien que las rescaten de esa angustiosa soledad, son los libros que reposan por miles de miles de millones en bibliotecas físicas y virtuales. Y, al igual que ellos, hay millones de seres humanos que estando en medio del mundo y dentro de una colectividad que quizá hace mucho ruido, bien en la familia, en el trabajo o inmiscuidos en la bullanga que emite la sociedad en general, viven en la más completa soledad, unos para morirse de pena por el abandono que quizá ellos mismos se lo generan o que la sociedad los arrinconó para siempre y, otros, para aprovecharla en beneficio de su desarrollo personal.

Y cuando la soledad es bien asumida, por supuesto que genera salud y vida para aquel que la ejerce pensando cómo arreglárselas para no sucumbir en el dolor que ella puede provocarle por infinidad de circunstancias que al ser humano le golpean en lo más hondo de su entelequia y de su emocionar más sentido. Desde este orden es posible penetrar en el mundo de la realidad con nuestra inteligencia y llegar a conocer en su más plena esencia el sustento de lo invisible, de lo ausente, de lo presente, de lo tangente, del misterio y del asombro que anonada al ser humano para que desde cualquier ángulo de su realidad aprenda a ser creativo.

Me atrevo a sostener que desde la soledad debidamente direccionada se han llevado a cabo los proyectos de vida más substanciales humanística, científica y técnicamente para generar armonía, cultura y desarrollo socio-educativo en todos los órdenes de la vida. Por supuesto que, el otro lado de la soledad, la que deprime, siempre ha sido portadora de tragedias y de conmociones de irracionalidad que han sido letales para quien así las vive.

Entre uno de los proyectos más sólidos que ha generado el placer de la inteligencia desde la soledad plenamente vivida, está el de la creación del libro y de todo documento escrito que ha sido posible editar y publicar; se trata de una producción, quizá la más inteligente y visible para recoger la idiosincrasia de lo humano en sus múltiples facetas: la ciencia, el arte y el humanismo en general que han sido creados para beneficio del ser humano y, con otro de los sustentos que la soledad engendra: el valor que llega a tener en calidad de virtud, el amor. Así lo señala en sus múltiples aforismos el monje agustino y escritor Tomás de Kempis: “El amor aligera todo lo pesado; no hay cosa más dulce que el amor, ni más fuerte, ni más ancha, ni más alegre, ni más cumplida, ni mejor en el cielo ni en la tierra; el rincón usado se torna dulce; hace mucho el que ama mucho” (Loaeza, 2013).

Sin embargo, hace falta que esta realidad espiritual se encarne, sobre todo en los lectores que aprovechando de los espacios de soledad pueden acudir en pos del rescate del libro que vive arrinconado en espera de quien le dé el valor que se merece para que la soledad no lo aniquile ni a él ni a la persona que lo posee en algún rincón de su vivienda.(O).

Inicia sesión para enviar comentarios
La escuela y la cuarentena sanitaria
El Ministerio de Educación, luego de las recientes medidas tomadas por el Comité de Operaciones de Emergencia Nacional-COE, y debido…
Huida
Así como la noche va formando tus olvidos te recuestas en el filo de lo inmenso y material.
Escrito por
El eucalipto no frena el contagio de coronavirus
En los últimos días ha empezado a circular información de que el eucalipto frenaría el contagio del covid-19 por lo…
Reflexiones sin fronteras
Desde la única fortaleza que por hoy tenemos todos los seres humanos, nuestro hogar, como trinchera y reducto, para defendernos…
Para reflexionar
El éxito, el dinero, la fama, el poder, los títulos no son el combustible que se requiere para el viaje…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Septiembre 2016 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

Edición digital