29 / 03 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Se acerca el aniversario de la Casa de la Cultura

Valora este artículo
(0 votos)

A pocos días del aniversario de la fundación de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Ecuatoriana, nos vienen a la memoria algunas de las frases de quienes son símbolos del pensamiento alrededor de la cultura:

Benjamín Carrión, fundador de la Casa de la Cultura Ecuatoriana: “Si no podemos ni debemos ser una potencia política, económica, diplomática y menos -¡mucho menos!- militar, seamos una gran potencia de la cultura, porque para eso nos autoriza y nos alienta nuestra historia”.

Emilio Lledó, miembro de la Real Academia: “crean en la cultura, en la formación y que se olviden en un principio de que tienen que colocarse. Ésa es la muerte de la Universidad. Los alumnos deben darse cuenta de la importancia de la cultura, del conocimiento, de las ciencias. Crear una universidad donde la obsesión es buscar salidas supone una forma de encontrar puertas, portones y cerramientos totales. Hay que amar la cultura, porque es vida y es esperanza, y la esperanza es futuro. La riqueza de una sociedad es la educación y la cultura. Es prioritario que desde pequeños se cree la capacidad de sugestión y de amor hacia la cultura. No debemos darles conocimientos cuadriculados, lo que llamo grumos mentales que atascan el cerebro e impiden la fluidez que las neuronas necesitan. Y eso se enseña desde pequeños, desde la educación. Lo importante es amar lo que estudias. Si la cultura es sólo digital en cuatro fogonazos nos la liquidamos. Si sólo hablamos por los móviles acabamos chisporroteados. Por eso, hay que leer y dialogar. A mí, mis libros me leen. Me siento acompañado”.

Eduardo Galeano la voz de latinoamérica: “Mucho se ha teorizado y escrito sobre la cultura popular. Hay volúmenes y volúmenes, millones de páginas se han hecho a propósito de eso. Nosotros quisimos demostrar en la práctica, que la cultura popular existía y no era la mera reproducción degradada de las voces del poder. No era una caricatura de la cultura que el sistema coloca en lo alto de sus altares, sino que tenía fuerza propia y expresaba una memoria colectiva lastimada, mentida, traicionada, mutilada pero viva. Y esa memoria estaba hecha de pasado y de presente también. Se construía cada día. Por eso fue un espacio creciente dentro de la revista. Creo que nosotros dimos expresión a lo mejor, a lo más intensamente vivo de la cultura argentina y latinoamericana, en el plano de la literatura, de la pintura, del pensamiento, de la ciencia y de todo lo que puede entenderse por cultura con todos los símbolos y modos de comunicación posibles. Pero además de eso, se hicieron oír todas esas voces que eran las mejores y pudieron alcanzar un público más vasto que el tradicional. Esa fue una parte de nuestra función”. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Un cuadro digno de ser visto
“Cuando salgo de viaje desaparezco del mapa. Nadie sabe dónde me encuentro. ¿En el punto del que partí o en…
El Señor en la tormenta
Cuando Jesús y sus discípulos cruzaban el mar de Galilea, se levantó una tormenta tan grande, que las olas cubrían…
La lectura del coronavirus desde nuestra inteligencia espiritual
Hoy más que nunca, frente a la pandemia del coronavirus, le estamos haciendo el quite a la muerte que muy…
El mito: divino o heroico
El Mito, nacido del ingenio, de la imaginación y de una suprema capacidad mental, para cruzar las barreras de lo…
El mundo en un chamico
A quién en estos momentos de angustia se le ocurre descubrir cómo es la tecnología del chamico, bueno, aunque no…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Marzo 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Edición digital