28 / 03 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Faltan pruebas esenciales señor Gobierno

Valora este artículo
(0 votos)

Para ingresar al sistema educativo nacional, el Ineval se ha inventado la herramienta “Quiero ser maestro” que no es otra cosa que una prueba de medición de aptitudes intelectuales y sicopedagógicas. Pero, en el fondo este organismo trata de precautelar que al magisterio nacional ingresen, bien los sobrevivientes de la “Revolución ciudadana”, los del plan “Toda una vida” o los angelitos de la iglesia, menos los marxistas-leninistas tirapiedras de UP u otros aspirantes ajenos a cualquier tendencia. Por eso no es nada raro que en los centros educativos hayan abogados o curitas dictando historia, religión o literatura; contabilistas dando matemáticas o física, ingenieros dando química, monjitas dando valores.

Pero lo más terrible para la educación ecuatoriana es que se haya eliminado los concursos de méritos y oposición para la nominación de autoridades. Ahora cualquiera puede ser rector o director de los centros educativos: un abogado, un ingeniero, un economista,  una monjita o un cura. No es que estos personajes sean malos. Todo lo contrario. El abogado en su campo puede ser excelente; al igual que in ingeniero en sistemas, en agronomía o forestal; un economista puede ser un proyectista singular, un cura o una monjita pueden ser grandes aliados para explotar el mundo de la ética y la moral, de los valores y, encontrar el camino más cerca a la salvación de la pereza, de las drogas; del uso exagerado del celular, de Internet, de la televisión.

Pero, estos dos gobiernos juntos, jamás implementaron otras pruebas esenciales como: quiero ser ministro de educación, quiero ser burócrata de este ramo, quiero ser director del Ineval, quiero ser director zonal de educación, quiero ser rector. Ahí  hubiéramos querido verlos si pasan las pruebas. En estas funciones de dirección no están los mejores cuadros humano-profesionales, sino lo peor. Por eso la educación no avanza, anda como el cangrejo, no hay cabeza directriz que oriente el timón. Entonces, si la cabeza no funciona, mal podemos creer que los pies anden solos.

He ahí el problema. Ministros flojos, burócratas neófitos, directores zonales inútiles, rectores improvisados e inexpertos. Cómo entraron. Por la puerta falsa, a dedo, sin pruebas de nada. El único mérito que les protege y les alcahuetea es haberse ubicado en el punto ecléctico entre el correísmo y el morenismo. En tanto que, la educación en soletas y ellos ¡viva la fiesta! Y así  la población de la niñez y juventud ecuatoriana sucumbe en un barco sin timón… (O).

 

Inicia sesión para enviar comentarios
La lectura del coronavirus desde nuestra inteligencia espiritual
Hoy más que nunca, frente a la pandemia del coronavirus, le estamos haciendo el quite a la muerte que muy…
El mito: divino o heroico
El Mito, nacido del ingenio, de la imaginación y de una suprema capacidad mental, para cruzar las barreras de lo…
El mundo en un chamico
A quién en estos momentos de angustia se le ocurre descubrir cómo es la tecnología del chamico, bueno, aunque no…
Los cambios políticos que va arrojando el coronavirus
La empresa privada del mundo entero es absolutamente incapaz de hacer frente al problema de salud creado por el coronavirus.…
Vencer la peste con inteligencia
El arte tibetano de la serenidad y las clases de miedo, es una forma oportunísima de vencer la peste. Ahora…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Marzo 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Edición digital