18 / 11 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

Al final, el hombre: Andreas Lubitz

Valora este artículo
(1 Voto)

    La noticia que llena nuestra cabeza y nuestro tiempo es el “choque del air bus alemán en los Alpes franceses”: malestar, incluso cierta sensación de opresión en el estómago, imaginando el encuentro de una nave enorme, a gran velocidad, contra la ladera de la montaña. Después la explosión, los trozos del aparato y de las personas por el aire, esparcidos en dos kilómetros a la redonda. Luego el silencio entre restos humeantes…


    Primeras impresiones: “ha fallado la técnica”, no podemos hacer máquinas perfectas. Pero se encuentra una pieza del engranaje: una caja negra que graba los ruidos producidos. Sorpresa: ¡la máquina denuncia al hombre!: el copiloto Andreas, se ha encontrado solo en la cabina y, voluntariamente, ha llevado la nave y los pasajeros al desastre. ¡AL FINAL, EL HOMBRE!  “¿Qué es el hombre, Señor, qué somos? ¿Cómo puede haber llegado a esa acción un hombre calificado de normal, inteligente y tranquilo? ¿Qué hay en nuestro cerebro, asediado por multitud de informaciones que debe ordenar para actuar correctamente?
    ¿Quién lo puede saber? La técnica perfecta de la puerta de acceso a la cabina de mando para evitar ataques terroristas, ha servido para que un hombre se aísle en ella y “aislado mentalmente del resto del mundo”, haya atentado contra sí mismo y contra la humanidad. El hombre ha superado trágicamente la técnica, que seguirá sofisticándose, más y más…, pero al final, dependerá de algún hombre… “Hay que cuidar al hombre”, que disponga de lo necesario y sea feliz, hermanados, trabajando unidos… “Así coincidimos con Dios”.
¿Dónde estaría Dios en el “crash”? Con ellos sin duda…, dejándolos en libertad desde la fundación del mundo y sufriendo con los que sufren, los desparramados y sus familiares, cireneo, enjugando rostros, empujando el corazón de Europa, sensible y solidaria… Ejercicio de espíritu, cuaresma laica-mundial…, “cuando no nos acercamos a los templos, Dios actúa en su templo universal”…, y “nada se libra de su presencia”… ¿Dónde estarás Andreas? ¿Y tus acompañantes? Solo Dios lo puede saber: es el sabio que enseña y enjuicia sin error ni rencor.

Inicia sesión para enviar comentarios
Año jubilar del bicentenario
Desde el año 2015 venimos insistiendo en la necesidad de que Loja, una ciudad y provincia destacada por la educación…
La lectura como una relación de encuentro con la ciencia y con el prójimo
Uno de los poetas y dramaturgos más destacados por la profundidad existencial de su pensamiento, Tomas, S. Eliot, retrata la…
El propósito de un aniversario
Hace 199 años, Loja, metrópoli de la intelectualidad y el arte ecuatoriano, logró emanciparse del pretorianismo español. La historia nacional…
Escrito por
¿Volver a las “universidades de garaje”?
Es el temor, más que justificado, de muchos ecuatorianos que miramos con orgullo y optimismo el lento pero seguro despunte…
Escrito por
“Los que aman, odian”
“Los que se aman, odian” es otra novela apasionante del escritor argentino Adolfo Bioy Casares. Narra la historia del doctor…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Enero 2015 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Edición digital