22 / 07 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

Desempolvando la blanca de la victoria

Columnista Escrito por  Víctor Antonio Collahuazo D. Octubre 21 2015 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
Valora este artículo
(0 votos)

Me dirijo a mis paisanos de mi Loja querida, mi nombre es Víctor Antonio Collahuazo, actualmente me encuentro radicado en la capital de mi bello Ecuador desde hace 30 años.

Amo al fútbol y como hincha de la Liga de Loja; me dirijo a ustedes, atrapado en la nostalgia del recuerdo, viene a mi mente las últimas fechas que se jugaban en noviembre de 2010, por la serie B del Campeonato Ecuatoriano de Futbol; la alegría se desbordaba en miles de lojanos que acompañaban a nuestro equipo que nos representaría en la serie A del fútbol profesional para el campeonato de 2011; el objetivo no solo era de la institución o de los dirigentes, no solo del cuerpo técnico o de los jugadores, era de toda la hinchada de Loja, de todos los conciudadanos de la provincia; cuánta nostalgia y recuerdo de aquel día de la final, en medio de emociones, lágrimas, cantos elevados al cielo de gargantas sin aliento, cabelleras alborotadas por el viento, meciendo en las notas del himno de la victoria, el Reina del Cisne, vestido de blanco, adornado de sus barras, bandas, serpentinas, pitos y matracas, un carnaval de festejos, no importaba las clases sociales, estratos o posiciones, niños, jóvenes, ancianos, blancos, negros, altos, bajos, gordos o flacos, la casa estaba llena y a pesar de ello, este aguerrido pueblo soberano, buscaba la forma de entrar al estadio, aun pagando a la reventa; el único sentimiento que los impulsaba y lo que importaba era vivir con ellos, vibrar con ellos, con los guerreros de la cancha, contagiarlos de nuestra alegría, de pasión, llenos de ilusión y gratitud por permitirnos ser actores y protagonistas como ellos, testigos del aquel momento maravilloso, irrepetible, sublime y en solo abrazo gritar “Liga de Loja Campeón”, así escribimos esa página del libro de historia de la Garra del Oso.
Estamos jugando las últimas fechas del campeonato y la posición en la que se encuentra nuestro equipo no es la que todos desearíamos, no es el momento de cuestionar o de ser indiferentes, ajenos a la realidad que está pasando el equipo, estoy seguro que la dirigencia y su Presidente han hecho el más grande esfuerzo por mantener al equipo, quizá más allá de lo que como responsables tienen que hacer, el compromiso es de todos, si queremos que Loja siga disfrutando del fútbol profesional del país; el beneficio es integral, es general, es colectivo, se fomenta el comercio y turismo para la ciudad y muchos sectores del comercio lojano.

La institución demanda del apoyo de todos, es por eso que quiero invitarles a desempolvar la “Blanca de la Victoria”, gloriosa identidad con la que plasmamos el retrato del éxito en el 2010, tenemos la responsabilidad de asumir este reto, que solo los elegidos somos capaces de aceptarlo en el escenario de la victoria, es el momento de volver a escribir el otro lado de la página y llenar el estadio Reina del Cisne, respaldar y apoyar a los dirigentes y también a los guerreros de la cancha, muchos de ellos héroes anónimos que lejos de sus familias, no quieren que su equipo pierda la categoría  y si  es preciso dejar la vida en la cancha, porque así mueren los que luchan por lo que aman.
Las últimas fechas han sido de gran alegría acompañar al equipo en los estadios de Quito y gozar de las victorias que nos han regalado, el técnico está haciendo un gran trabajo y ha levantado la autoestima y el nivel competitivo de los jugadores derrotando a grandes equipos, por lo tanto el complemento es nuestro como hinchas, no podemos ni debemos ser indiferentes, los lojanos nos caracterizamos por ser solidarios, afables, fraternos, alegres y humanos.
Invito a todo el pueblo lojano a llenar el estadio este viernes y todas las fechas que faltan en que la Liga de Loja juega de local, alentar como si fuera el último partido de la anhelada copa del campeonato, que los jugadores sientan que no están solos, que existe un pueblo que los apoya, que los respalda y no permitirá que perdamos la categoría, los jugadores dejarán no solo el primer o el segundo aliento, dejarán todo; ellos harán su parte y nosotros los hinchas la nuestra.
Tengamos presente que: “Aquel que cojea, todavía camina y si camina podrá correr y si corre podrá llegar muy lejos para encontrarse contigo en la cima de la victoria”.

Un estadio de fútbol vacío, es un esqueleto de multitud. (Mario Benedetti).

Un abrazo para todos.

Inicia sesión para enviar comentarios
Por el sendero de la luz: Plática con personeros del IESS de Loja
Un fenómeno social de singular importancia, acaeció en la vida política y social del país, con el cambio de gobierno;…
Tejedoras, tejidos y telares
Hoy como en otras ocasiones, rememoro el ejemplo de una tejedora, ella que con sus afectos y sus hilos hacía…
Lecciones que nos deja el mundial de futbol
Cuando nos esforzamos por aprender de la vida, toda ocasión nos proporciona lecciones que nos posibilitan mejorar nuestra vida personal,…
El lector es un atento caminante
Cuando uno lee siempre se viaja con alguien a través del pensamiento: son dos personas las que viajan, el lector…
Homenaje a Zoilita Calderón
Acá dejo unas breves líneas recordando los tiempos de escuelita, cuando éramos unas chiquillas, tuve la suerte de ser alumna…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Julio 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Edición digital