×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 637

Imprimir esta página

Caminar y caminar

Columnista Escrito por  Noviembre 25 2015 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
Valora este artículo
(0 votos)

El deporte de caminar y caminar es el ejercicio más antiguo del mundo. Qué bueno es caminar cuando se tiene ganas de vivir y qué bueno es vivir cuando sobra entusiasmo por caminar. Vivir bien es sinónimo de alegría, de optimismo y proyección.

Una persona es feliz cuando goza de un excelente estado de salud. Quien tiene buena salud, lo tiene todo. Con el dinero se puede comprar mil pintas de sangre, pero no la vida.
Hoy más que nunca, cuando minuto a minuto somos víctimas de escalofriantes cambios climáticos que están aterrando al mundo a consecuencia de  nuestra propia crueldad con la naturaleza, es deber ineludible de todos los municipios  de crear los mejores espacios verdes que posibiliten a la gente caminar y caminar como una manera de cuidar nuestra salud, de hacer conciencia que debemos proteger nuestro entorno natural, que debemos limpiar las quebradas y ríos, que debemos sembrar árboles porque quien corta un árbol está cortando su propia vida. 
Me alegra profundamente ver a muchísima gente, todos los días, desde las cinco de la mañana, caminando y trotando por el estadio, por el parque Jipiro, el parque Lineal del Sur y más senderos que dispone nuestra ciudad. Es que no solamente se debe caminar por prescripción médica, sino que debe ser el mejor hábito humano, porque solo una vida sana, es una vida productiva. Los beneficios que aporta el caminar son múltiples. Por ejemplo, está comprobado que el índice de mortalidad es de 22% menos en aquellas personas que caminan de 12 a 15 kilómetros a la semana. Caminar una hora y media diaria disminuye en un 18% el riesgo de enfermedades coronarias, porque fortalece al corazón al permitir bombear más aire con menos pulsaciones, mejorando el suministro de sangre a los músculos, disminuyendo en un 35% el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral. Además, perfecciona los procesos digestivos, la formación de tejidos corporales más saludables, al aportarles mayores dosis de oxígeno; alivia el estrés, rompe con el sedentarismo que es lo más dañino para nuestra salud y mantiene la buena figura. Las personas que no se acostumbran a caminar diariamente, se fatigan muy fácilmente al subir gradas, prefiriendo el ascensor. Recuerdo de un letrero en una de las clínicas de Quito que dice: “Agradezca a las gradas porque le ayudan a su corazón”.
Los espacios verdes y senderos ecológicos construidos por el GAD Municipal y que  están dirigidos a favorecer nuestra salud y el medio ambiente, deben ser celosamente cuidados y protegidos por cada uno de nosotros, liberándolos de toda clase de basura, capaz de que nos proporcionen un excelente entorno y un aire puro y fresco. No olvidemos que caminar una hora diaria ayuda a las personas a prevenir ataques al corazón, derrames cerebrales, diabetes, colesterol; reduce la presión sanguínea, mejora el tono muscular de piernas y abdomen; y nos previene del reumatismo y de la osteoporosis.

Inicia sesión para enviar comentarios