26 / 09 / 2017

Archivo Loja, Ecuador

Campos Ortega Romero

Campos Ortega Romero

Frente al regocijo del inicio del nuevo año escolar, surge la preocupación de los padres de familia, en  la adquisición de los útiles escolares (uniformes, computador, libros, cuadernos, lápices, colores…) que necesitan los niños y jóvenes para cumplir de mejor manera las enseñanzas y aprendizajes de los profesores que dictan sus materias de acuerdo al pensum de estudio, acción que contrasta con la época en la que vivimos, la velocidad en el medio en el cual se desenvuelven los diarios acontecimientos sociales.   


La Feria de Integración más antigua del Ecuador, que se realiza en nuestra ciudad desde el 23 de agosto al 10 de septiembre del presente año,  que rememora la advocación de la Virgen de El Cisne, nos evoca que hay comunión verdadera entre el hombre y el medio, nos enseña que el amor a la patria chica no es construcción artificial, sino algo que surge de las entrañas  de las cosas, de lo que podríamos llamar maternidad directa de la tierra, porque ésta que nos rodea es madre nuestra que durante años  nos lleva en su seno, hoy -en estos días-  nos reclama un dulce sortilegio con todas las personas que nos saludan por las fiestas septembrinas.


Más vale tarde que nunca no queremos dejar pasar la oportunidad de saludar a la juventud: lojana, ecuatoriana por su día, signado el 12 de agosto de cada año por la Asamblea General de las Naciones Unidas, mediante Resolución Nro. 54/120 del año 1999. Sin duda alguna, la juventud, constituye el valor supremo de la tierra, para manifestar a los cuatro vientos, clara y diáfanamente, que el ser humano nació para el Ideal; para el impulso y la lucha hacia ese Ideal. Si apóstata de su deber, prefiere un pacifismo vulgar, fracasa. Reconocemos y celebramos todo lo que las y los jóvenes pueden hacer para construir un mundo más seguro y justo, digno del ser humano.


A propósito de la celebración del “Día Nacional de la Cultura” o conocido también como “Día de la Cultura Nacional”, en homenaje a la creación de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, recordamos que la proclamación de esta fecha se dio gracias al Decreto Ejecutivo emitido por el gobierno de Guillermo Rodríguez Lara, en el año de 1975, en honor a la creación de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, fundada el 9 de agosto de 1944, en la presidencia del doctor José María Velasco Ibarra, que lleva el nombre del ilustre lojano Benjamín Carrión Mora, por constituirse en baluarte y batallador en la creación de la obra, para estimular y velar por el desarrollo y difusión de las manifestaciones culturales del país, por ello es bueno inventariar nuestra historia y realizar algunas reflexiones en torno a la cultura.


A lo largo de la historia, el ser humano ha creado infinidad de sucesos que le ayudaron a facilitar su diario vivir. Desde la prehistoria, con los pocos elementos que se tenían a mano, el hombre se las ingeniaba para “inventar” diferentes tipos de artefactos. Entre otros se pueden mencionar, el fuego, la pólvora, la brújula, la rueda y la glorificada imprenta de Johannes Gutemberg y con ello el bendito libro, donde el conocimiento salió “volando” de los claustros religiosos, a las mujeres y hombres deseosos de aprender el conocimiento por medio de la lectura.  


Cierto que la política, en la historia de los pueblos de la humanidad constituye expresión de vida, de difusión y lucha. No puede pensarse en una política de lentitud y silencio, ella se constituye en medida de las capacidades humanas. Lo que importa es racionalizar ese estado de inquietud y de permanente oposición de ideas y de intereses. Desde antes se comprendió que el esfuerzo físico del hombre debe estar dirigido por la razón, no solamente por principio de la dignidad, sino por la ley económica de mayor rendimiento; y si la racionalización se ha impuesto con respecto al trabajo y la acción de los músculos, también hace falta que se imponga tratándose de actitudes que se relacionan con la política.


La música es una de las grandes formas artísticas que el hombre ha creado a lo largo de la historia utilizando sonidos y silencios como material exclusivo de su expresión, para cantarle al agua, al río, al aire, a la vida misma de los hombres y los pueblos. Por eso debe ser que las canciones de los pueblos andinos, orientales y del litoral de América Latina esconden un alma atormentada por la solidaridad que no pertenece únicamente a un hombre, porque constituye el alma y la voz de todos los hombres y mujeres de estas tierras verdes como la esperanza del mañana.


Sin duda alguna Loja sigue conservando su noble tradición de señoríos, esbeltez e hidalguía.


A propósito de lo manifestado por el presidente Lenín Moreno, en relación con el periodismo en general debería ser: “honesto, fluido y dialogante”.


Gracias, muchas gracias a usted Rafael Correa Delgado, Presidente Constitucional por siempre y para siempre.


Página 1 de 2
Daño irreparable e inexcusable
Sandra Beatriz Ludeña El titular de una noticia que me impactó dice: “La policía mata en EE.UU. a una persona…
La redacción de un artículo científico (2)
Continuamos con la especificación técnica y de redacción de un artículo científico. Hemos postulado indicaciones de cómo se redacta el…
Escrito por
Vamos por la Constituyente
En estos días se viene dialogando y dialogando sobre una consulta popular, para ello se argumentan una serie de posibles…
Ortega y Gasset: la rebelión de las masas
José Ortega y Gasset, carismático y polifacético figura, con un indomable esfuerzo por demandar el rigor propio de la filosofía…
Educación y derechos humanos
Se habla de derechos humanos y está bien, y hay que seguir hablando, pero hablamos poco de los deberes humanos.…

Noticias por día

« Septiembre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Edición digital