Dominio propio

Fernando Oñate-Valdivieso

Algunas tribus africanas emplean un curioso sistema para atrapar a ciertos tipos de monos: Colocan en un árbol una bolsa de cuero llena de arroz, que al parecer es el alimento predilecto para esos animalitos. En la bolsa de cuero realizan un pequeño agujero que permite el ingreso muy justo de la mano de uno de los simios.  Cuando un mono introduce su mano en la bolsa, intenta recoger la mayor cantidad del preciado alimento y, en ese momento, el animalito queda atrapado ya que al tener su puño cerrado no puede sacar la mano. Lo interesante es que a pesar de forcejear o gritar, no se le ocurre soltar lo que tiene en la mano y así, de manera sencilla, liberarse.

Continúa leyendo «Dominio propio«

Excusas, ¿para qué?

Fernando Oñate-Valdivieso

Cuentan que cierto día un rey paseaba por el campo y junto a él observó a un grupo de prisioneros que trabajaban encadenados junto al camino. Con curiosidad se acercó a ellos y les preguntó el motivo por el que se encontraba en tan triste situación. Un juez que fue sobornado me condenó injustamente, respondió el primero; el testimonio de varios testigos falsos me tiene aquí, respondió el siguiente; un mal amigo me traicionó y me inculpó en algo que nunca hice, fue lo que aseveró un tercero. Finalmente, el rey observó a un hombre que había estado callado, al insistir en la pregunta, este respondió: estoy aquí porque lo merezco, necesitaba dinero y lo robé. Al escucharlo el rey quedó anonadado y dijo al guardián de los prisioneros: Todos estos hombres son inocentes y están aquí injustamente, solo este hombre malvado se encuentra entre todos ellos, libérelo inmediatamente, no vaya a ser que contagie a los demás.

Continúa leyendo «Excusas, ¿para qué?«

Un solo camino

Fernando Oñate-Valdivieso

La expresión “todos los caminos conducen a Roma” fue acuñada en base al hecho de que era tan extensa la red de caminos que existía en el antiguo imperio romano, que prácticamente desde cualquier lugar del imperio era factible ir a su capital.  Parafraseando, muchas personas aseveran y posiblemente creen que “todas las religiones conducen a Dios”, ¿pero esto es así?

Continúa leyendo «Un solo camino«

Me ha sostenido

Fernando Oñate

¿Quién no ha tenido tiempos de prueba, tiempos difíciles? Y no estoy hablando de esos tiempos en los que tenemos que afrontar las consecuencias de nuestros actos o de nuestras malas decisiones, me refiero a esos tiempos de prueba en los que debemos sobrellevar la muerte de un ser querido, la enfermedad, las limitaciones económicas, pérdidas materiales, fracasos empresariales, entre muchas otras. En esos tiempos muchos buscan una explicación de lo que sucede, tratando de encontrar un ¿por qué?

Continúa leyendo «Me ha sostenido»

¿Con quien te comparas?

Se dice que toda comparación es odiosa y aunque eso es cierto, es bastante frecuente que realicemos dicho ejercicio, incluso inconscientemente, llegando a dividir la realidad en opuestos como bueno o malo, éxito o fracaso; lo que, según varias corrientes psicológicas, limita nuestro crecimiento, daña nuestra autoestima y causa infelicidad.  Muchos no estarán de acuerdo con estos conceptos pues, no son pocos los casos en los que el hecho de compararse con personas exitosas, fue canalizado correctamente y brindó a muchos la motivación necesaria para alcanzar metas aún mayores.

Continúa leyendo «¿Con quien te comparas?»

Insensatos

Fernando Oñate

Un hombre rico tenía un terreno que le había producido muy buena cosecha. Y se puso a pensar: “¿Qué haré? No tengo dónde guardar mi cosecha”. Después de pensarlo dijo: “Ya sé lo que haré. Derribaré mis graneros y construiré unos más grandes, donde pueda guardar toda mi cosecha y mis bienes. Entonces diré: Alma mía, ya tienes muchas cosas buenas guardadas para muchos años. Descansa, come, bebe y disfruta de la vida”. Pero Dios le dijo: “¡Insensato! Esta misma noche perderás la vida. ¿Y quién disfrutará de todo lo que has guardado?” (Lucas 12).

Continúa leyendo «Insensatos»