17 / 12 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

Sandra Beatriz Ludeña Jiménez

Sandra Beatriz Ludeña Jiménez

Túpac y el tambor

Publicado en Columnista Diciembre 10 2018 0

 

Túpac es un niño antiguo, trae los pies descalzos, los rasgos faciales inconfundibles de sus ancestros, sus ojos oscuros tienen el vigor de los siglos, y su carácter indómito es realmente incásico. También, el tambor es un instrumento que sobrevive la modernidad temporal de los años; y tanto: niño y tambor (ambos), son naturales de una filosofía no reconocida, pero coexistente, un pensamiento andino incaico.


Tengo setenta y cuatro aquilatados años, mi piel es una hoja de otoño, sin verdor ni vigor posible, mi fuerza se parece al recuerdo. Sé que me ves y no te provoco nada.


Tengo setenta y cuatro aquilatados años, mi piel es una hoja de otoño, sin verdor ni vigor posible, mi fuerza se parece al recuerdo. Sé que me ves y no te provoco nada.


Canasta, carrizo y convivencia

Publicado en Columnista Noviembre 26 2018 0

La canasta de carrizo es un objeto de utilidad doméstica que ha acompañado a la familia desde tiempos remotos, el carrizo es un material resistente, hecho para soportar los embates del destino.  Traigo a reflexión este tema, dado que este utensilio tiene especial trascendencia en la familia, una canasta que por años fue cargada por el ama de casa, mientras que el jefe de hogar sustentaba económica y simbólicamente su contenido (alimentos), ahora, se va perdiendo, como se pierde la idea de lo que es normal, ordinario, extraordinario, prudente y quizá imprudente en la convivencia.


Peces, bajo y sobre el agua

Publicado en Columnista Noviembre 19 2018 0

Los peces son criaturas que estando en este planeta, pertenecen a otro mundo, a la vida acuática. Los peces hacen las cosas de forma diferente, mientras otros seres no podemos respirar bajo el agua, para ellos es natural vivir en el agua, mientras el humano necesita suelo firme para existir, los peces fluyen, viven flotando, nadando, lo que análogamente significa un vuelo en el agua.
En el mundo de los peces hay enseñanzas maravillosas: un pez pensador estaba sumergido en su ejercicio de pensar y reflexionaba acerca de lo que la vida es, de esa forma estaba convencido de que el océano es todo, absoluta libertad, posibilidad de moverse y actuar en su entorno, teniendo como única frontera infranqueable la superficie, pues atravesarla constituiría la muerte; las necesidades básicas como: alimentación y reproducción son suplidas en su entorno, y los únicos peligros son los depredadores.
Con una vida así de simple, los peces son ejemplos de simplificación y belleza, de armonía con su entorno, de relax, no he visto peces estresados estando en su hábitat. Quizá esta sea la mayor diferencia con el resto de seres que habitan el planeta tierra. Un pez nace para ser, y nunca se aparta de esa misión, su corta vida la dedica exclusivamente a existir a plenitud, nace, se desarrolla, se convierte en la máxima expresión de lo que vino a ser, se reproduce y muere.
Ese mismo pez pensador se estaba preguntando ¿por qué existo? Y su respuesta fue simple: porque soy necesario. Y así continuó preguntándose y respondiéndose: ¿Para qué existo? Para ser pez y vivir. ¿Quién soy? Soy belleza, soy libertad, soy simplicidad, soy todo lo que la vida es. ¿Y que hay después del agua? Hay transformación. ¿Estoy solo y desprotegido? No, estoy siempre acompañado, gozo de todo lo que me hace falta y tengo siempre protección. Y con esas convicciones, el pez asume la vida, sin preocupaciones, sin distracciones, se dedica simplemente a ser y es feliz.
Así, un pez bajo el agua es pez (esencia, potencial vida); pero sobre el agua es pez transformado, se integra a otro mundo, donde se convierte en alimento para otros seres vivos. Quizá resulta paradójico, pero, así demuestro que este es el momento de ser, el momento de la vida, luego viene la trasformación, desintegración de elementos, separación de materia y energía.
Para los pragmáticos luego de la vida no hay nada, solo muerte y materia en descomposición; para los espirituales, hay luz, energía que llama a su homología. Con tales ideas, mi propuesta es saber existir, con la convicción del pez que sigue un mandato superior: ser y realizarse sin distracciones.(O).

 

 


Desde tiempos inmemoriales el maíz es parte de la vida. En la provincia de Loja el grano de maíz es una tradición, no hay granja que en sus huertos no cuente con la presencia de este cultivo, y el granero ha hecho historia en las casas de campo.  En mis recuerdos las mazorcas amarillas con sus grandes granos enfilados, proclaman victoria, y es cada mazorca una sonrisa del sol que nos premia.    


El tupu y la mujer cósmica

Publicado en Columnista Octubre 15 2018 0

Un tupu es una joya que utilizan nuestras mujeres saraguras,  esta prenda tiene la forma de un sol, con una especie de punzón y una cadena. Cada elemento está dotado de un significado, contiene diseños de líneas curvas, y en el centro hay una perla o piedra de color, al final de la esfera sobresalen puntas, que representan las cabezas de los astros, y en el punzón hay una mano que simboliza la reciprocidad.


América india

Publicado en Columnista Octubre 10 2018 0

En un mes de octubre de hace tantos años, (cuantos han transcurrido desde 1492), nació América india, aún cuando América-niña existía pletórica, auténtica y plena conocida por sus habitantes como Pachamama;  para otros, no estaba en el mapa, y mientras esos otros pensamientos, atardeceres, días que antecedían al gran descubrimiento: calculaban, ignoraban, y se direccionaban por  rutas de mar que  preveían  llegar a tierra de Indias; una tierra olorosa a guayaba y limón, fecundaba la riqueza de otra cultura, la cultura andina.


Jorupe mágico

Publicado en Columnista Septiembre 24 2018 0

¿Por qué los pájaros escogieron a Jorupe? Posiblemente porque es lo más parecido al paraíso, aquel lugar que parece salir de la geografía terrenal y haberse ubicado en un límite imaginario entre cielo y tierra, más allá de lo que nosotros conocemos y hemos visto con los ojos, está lo invisible, una magnanimidad suprema presente en todo, esta es la razón de este comentario y de otros tantos, que ensanchen conciencia.


Guayunga y vida

Publicado en Columnista Septiembre 18 2018 0

Mirando unas guayungas pendientes de un alambre-cordel  en una casa de campo, he pensado: así como la guayunga, que prepara al choclo a una madurez segura, pues al amarrarlo con todas sus hojas y colocarlo  a secar, por largo tiempo pendiente de un cordel para colgar, el tierno grano se vuelve duro, así es la maduración del humano, el tiempo tiene sus efectos, y al final del crecimiento, llega la madurez posible.


Página 1 de 5
Escrito por
La posverdad y la política
A propósito de la lid electoral que se avecina, ya se escucha en los candidatos, aspirantes a ocupar las dignidades…
Escrito por
Inscripcion de candidatos contra reloj
El 21 de diciembre concluye el plazo para que las organizaciones políticas inscriban a sus postulantes a las distintas dignidades…
Columna: “Botella al Mar”
La vida y la libertad, siempre irán de la mano, las dos cohexisten pues, ninguna de las dos pueden ir…
Escrito por
Crisis Política Económica y Social
Por el derecho y la justicia social Es lamentable reconocer que a pesar de los esfuerzos aparentemente realizados por el…
Una cita con los versos de Cortez
Estamos en diciembre, último mes de un año que termina y el paso indetenible hacia un nuevo año que marca…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Diciembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Edición digital