26 / 06 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

  Camilo Espinosa Pereira

Camilo Espinosa Pereira

El gobernante ideal

Publicado en Columnista Junio 24 2019 0

 

En el año 2030 el Ecuador cumplirá 200 años de vida republicana, un magno acontecimiento que no solo debe ser tema de festejo, sino de análisis profundo. Hasta ahora vamos con 53 presidentes, sin tomar en cuenta a los dictadores.


Gran consternación ha causado el sensible fallecimiento de Mons. Hugolino Cerasuolo Stacey, Obispo Emérito de la Diócesis de Loja, de la que fue su pastor desde 1985 hasta 2007. El recordado Obispo nació en Guayaquil el 4 de abril de 1932 con el nombre bautismal de Félix Vicente. A la corta edad de 8 años recibió el llamado de Dios para el sacerdocio, viajando a Quito en 1940, con el fin de formarse en el Postulantado de la Orden Franciscana. En octubre de 1946 pasó al Noviciado y el 30 de julio de 1947 tomó el Hábito Franciscano, debiendo cambiar su nombre bautismal por el de “Fray Hugolino”, conforme a las constituciones de la Orden Franciscana. El 31 de julio de 1948 hizo sus votos temporales y el 7 de abril de 1952 sus votos perpetuos. El 29 de junio de 1954 recibió la Ordenación Sacerdotal, ejerciendo funciones administrativas, docentes y pastorales en Quito. En 1964 fue enviado a la Misión Franciscana de Galápagos, siendo su prefecto apostólico de 1966 a 1975. Recibió la Ordenación Episcopal el 6 de julio de 1975 para ser obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Guayaquil hasta 1985. El 29 de mayo de este mismo año asumió el Obispado de Loja y fue pastor de esta Diócesis durante 22 años.


Hacer ofertas persuasivas y engañosas en las campañas electorales para captar votos, ha sido una práctica recurrente de algunos políticos en su afán por llegar al poder. Para las organizaciones  políticas y candidatos, “lo importante es llegar al poder”; la forma cómo lograrlo se define en las estrategias de campaña. Los políticos saben que cierto electorado consume demagogia con gran facilidad, razón por la cual sus estrategias de campaña  son como un narcótico que anula la capacidad de discernimiento de una buena parte del pueblo y lo lleva a tomar decisiones poco inteligentes. Tan pronto como los políticos llegan al poder aplicando este método maquiavélico, el pueblo va olvidando las ofertas de campaña y se resigna a afrontar la dura realidad post electoral, en la que desaparecen los rostros sonrientes, las manos saludadoras, los besos, los abrazos y las ofertas de campaña. Ya en el ejercicio del poder aparecen los rostros de autoridad, los impuestos, las sanciones, las multas, la crisis económica, congelamientos salariales, deuda externa impagable y, como si eso no fuera suficiente, aparece también la corrupción.


Según la filosofía escolástica, la memoria es una de las potencias del alma, una facultad psíquica que nos permite retener y recordar acontecimientos del pasado. La memoria es mucho más que una facultad individual que le sirve exclusivamente a la persona; es una facultad colectiva que les permite a las familias, sociedades y pueblos, guardar y rememorar sus historias individuales y colectivas.


El pueblo de Loja, caracterizado por sus piadosas tradiciones cristianas, encarnadas profundamente en su ardiente corazón católico, gracias a la perseverante misión evangelizadora de la Iglesia, ha constituido un paradigma para el Ecuador, América y el mundo, dando testimonio de profunda fe, a través de sus diversas manifestaciones de religiosidad popular.


Una Consulta Popular es una oportunidad que se le da al pueblo para que se pronuncie sobre asuntos de interés común. Se le consulta al pueblo a través de preguntas cuyas respuestas mayoritarias implicarán enmiendas constitucionales o legales, que pueden incidir positiva o negativamente en la institucionalidad del Estado; por lo tanto, una Consulta Popular debe ser tomada en serio, con responsabilidad ciudadana, con espíritu cívico-patriótico, porque de las respuestas que demos en las urnas, depende el presente y futuro del país. La Consulta Popular que se nos ha planteado en esta ocasión, contiene 7 preguntas que implican enmiendas constitucionales y legales de trascendental importancia para los ecuatorianos. 


Una Navidad especial

Publicado en Columnista Diciembre 26 2017 0

Para celebrar la Navidad no debemos tener los puños cerrados por el egoísmo, sino unas manos abiertas y generosas para compartir. No debemos tener los brazos cruzados por la pereza, sino unos brazos activos para acoger y servir a los demás. No debemos tener los pies inmovilizados por nuestra egolatría, sino unos pies dispuestos a caminar presurosos al encuentro con el prójimo.


Dos grandes motivaciones nos llevan a plantear la posibilidad de ir construyendo una ICONOGRAFÍA HISTÓRICA Y CULTURAL PARA LOJA. Por un lado el Festival Internacional de las Artes Vivas, que en segunda edición se realizó con notable éxito en las calles, plazas y ágoras de nuestra castellana ciudad, bajo el patrocinio del Municipio de Loja y del Ministerio de Cultura y Patrimonio, generando los mejores comentarios en los lojanos de corazón noble y en aquellos turistas nacionales e internacionales que nos visitan para admirar la tradición cultural de esta ciudad, que debería ser declarada “Patrimonio Cultural del Ecuador”. Por otro lado, tenemos la gran motivación de la proximidad de la celebración del Bicentenario de la Independencia de Loja, una oportunidad para exaltar los valores cívico-culturales de esta ciudad de ascendencia mariana, fundada el 8 de diciembre de 1548.   


Volvemos a recordar que se aproxima cada vez más el 18 de noviembre del año 2020, fecha en que celebraremos jubilosos el BICENTENARIO DE LA GESTA DE INDEPENDENCIA DE LOJA. Por lo tanto, el AÑO JUBILAR DEL BICENTENARIO comprenderá desde el 18 de noviembre de 2019 hasta el 18 de noviembre de 2020. Para preparar los diversos actos de este año jubilar queda exactamente un año, tiempo que todavía puede ser suficiente para planificar una agenda de celebraciones, muy digna de Loja y de su bicentenario de libertad. Al mismo tiempo será un año jubilar celebrado por todo lo alto en Guayaquil, Cuenca, Ambato, Riobamba y otras ciudades que se independizaron en el mismo año 1820.


Hay personas que tienen el don de la palabra, ese talismán capaz de hacer delirar a quienes les escuchan, una facilidad de expresión impresionante que les permite llegar con facilidad a la gente para persuadirla, cautivarla, disuadirla, seducirla y conducirla hacia metas que no estaban en sus planes. El habla es un atributo del ser humano; el don de la palabra es un patrimonio exclusivo de ciertas personas que nacieron con el privilegio de una admirable y eficaz competencia comunicativa. Quien tiene el don de la palabra debe saber que trae consigo una gran responsabilidad, porque con su palabra elocuente y cautivadora pueden hacer mucho bien, si lo utiliza con ética; o mucho mal, si lo utiliza para manipular y beneficiarse de la ingenuidad de quienes le escuchan.


Página 1 de 2
Escrito por
Conocer a Anna Julia
El amor, la ilusión, incertidumbre y emoción de conocer al primer nieto, motivó un viaje que cambiaría mi vida por…
Escrito por
Hace 40 años colapsaron los partidos Conservador y Liberal
 El Partido Conservador representaba desde el siglo XIX los intereses de los latifundistas de la sierra, con una ideología feudal,…
Entender al otro diferente
Entender al otro diferente es una misión destinada a todos, pues estamos para realizarlo, sin embargo, no siempre se consigue.…
El gobernante ideal
En el año 2030 el Ecuador cumplirá 200 años de vida republicana, un magno acontecimiento que no solo debe ser…
Escrito por
¡Campeones!
Este mes de junio se inició con días felices para el deporte ecuatoriano: el domingo 2, Richard Carapaz, se coronó…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Junio 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Edición digital