VI Cumbre de la Celac

En México se realizó el pasado 18 de septiembre la VI Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, consolidándose como el mecanismo de integración más importante de la región. La reunión culminó con la firma de la Declaración de México y el Plan de Acción para el año 2022. En dicho texto se destaca el consenso en todas sus resoluciones, lo que demuestra que aún los temas más complejos pueden abordarse en la región con madurez y responsabilidad.

El propósito de la CELAC de convertir a América Latina y el Caribe en zona libre de colonias, colonialismo, neoliberalismo y en una región de paz, es una buena señal al mundo y un hito histórico importante. En esta Cumbre se volvió a condenar el bloqueo a Cuba y al terrorismo en todas las formas, el apoyo a países afectados por empresas transnacionales y la necesidad de buscar nuevos mecanismos para el tratamiento de la migración, el tráfico de drogas y la mitigación de desastres. México jamás rompió con la Habana en la era de la Guerra Fría y en el peor momento del bloqueo, por cuanto, esta nación, mantiene viva su tradición de independencia en política exterior. La CELAC promueve las políticas de autonomía y soberanía latinoamericana y por eso codena todo tipo de injerencias y bloqueos. La OEA fue duramente cuestionada por su manifiesta actitud de atentar contra procesos democráticos propiciando golpes de Estado y dictaduras, tratando de convertir a nuestros países en peones del ajedrez geopolítico y militar del Norte. La CELAC es un acontecimiento esperanzador y simbólico donde todos los gobiernos de la región están representados al margen de sus posiciones políticas e ideológicas.

El Presidente Mexicano López Obrador hizo énfasis en “la necesidad de sustituir la política de bloqueos y malos tratos, por la opción del respeto entre naciones, de caminar juntos por el bien de América en defensa de sus soberanías”. La CELAC es una de las alternativas más sólidas para atender los numerosos desafíos de la región propiciando la convergencia por encima de las diferencias. Por ello, en esta VI cumbre se acordó la institución de la Agencia Latinoamericana y Caribeña (ALCE) y el Fondo de Respeto Integral a Desastres para enfrentar el impacto del cambio climático. La propuesta de producir lo que la región consume aprovechando los recursos humanos, naturales y estratégicos mediante políticas redistributivas centradas en la justicia social. Se acordó también impulsar Proyectos conjuntos para combatir el crimen organizado y la elaboración de un plan regional para la seguridad alimentaria con la FAO, a la par que, hacer un llamado al FMI para flexibilizar, condonar o reducir las deudas de nuestros países ante la crisis económica agudizada por el COVID-19.

La agenda que se debatió en México se sustentó en: la lucha contra el hambre, la pobreza y las desigualdades sociales y económicas, y la declaratoria que considera a la región como un territorio supranacional de paz, complementando así los acuerdos de desnuclearización del continente establecidos en 1969. En la CELAC a pesar de hablar varias lenguas y provenir sus presidentes de diferentes realidades ideológicas y políticas, lo que debe prevalecer es el pensamiento y la heroica y patriótica acción de nuestros libertadores.