Por qué la necesidad de saber ha de ser enemiga del placer de leer

Galo Guerrero-Jiménez

La interrogante que precede a este artículo le corresponde al escritor uruguayo Eduardo Galeano. Al respecto, es tan evidente el hecho de que a todo ser humano si, en efecto, quiere incorporarse racional, cultural y educativamente a la comunidad a la cual pertenece, es decir, en la que vive, debe ejecutar su inteligencia intelectual y emocional, la cual cognitivamente, y de manera innata está ya estructurada mentalmente para que, por naturaleza propia, le nazca el deseo de saber, es decir, de aprender y emprender en una actividad determinada para que su contingente como ente humano sea el que le permita desenvolverse antropológica, pragmática, estética y lingüísticamente, de manera que su actuar contribuya a su propia realización y, por ende, a la del prójimo.

Continúa leyendo «Por qué la necesidad de saber ha de ser enemiga del placer de leer»

Vivir vicariamente la lectura como comunión

Galo Guerrero-Jiménez

La lectura debe ser una comunión, no un mero enunciado en cuanto a pesar vanidosamente que hay que leer para engrandecer nuestra condición personal y profesional y, lo más grave, llegar a creer que, porque alguien no lee, de alguna manera es menos persona, e incluso un ente nocivo porque no contribuye a engrandecer su componente intelectual, ni social ni educativo-cultural.

Continúa leyendo «Vivir vicariamente la lectura como comunión»

La ad-miración y re-admiración de la abstracción lectora

Galo Guerrero-Jiménez

Construir sentido es una forma de enfrentar la vida, y la mejor opción para entrar en este andarivel antropológico-cognitivo-estético y bioético es desde la educación. Quien construye sentido completa su condición humana, la aprende a bien vivir. Así, en la profesión, en el estudio y en cualquier ocupación humana debe estar el ente humano permanentemente pensando y actuando de conformidad con esta mirada especial de ad-miración y re-admiración, entendida como una observación profunda de un algo especial que se fragua en la mente de manera personal para tomar de la realidad lo que ha vivido a partir de lo que mejor le gusta hacer desde una actitud, en efecto,  ad-mirativa y re-admirativa de cada hecho vivido a plenitud.

Continúa leyendo «La ad-miración y re-admiración de la abstracción lectora»

La intimidad de las ideas en la edad de la razón lectora

Galo Guerrero-Jiménez

La intimidad del acto lector cuando es fuerte, emocionante, impactante, conmovedora, dada la profundidad de las ideas que un texto bien redactado contiene, sirve para que todo ese bagaje de ideas que lee trasciendan cognitiva y significativamente en el cerebro que, como todos sabemos, “es un órgano asombroso, capaz de estímulos titánicos y de increíbles hazañas de aprendizaje” (Jensen, 2019), en especial en el adolescente y joven que camina por la vida pletórico de imaginación y, en el adulto que, con la robustez de su experiencia intelectual, configuran una grandiosa dupleta humana para entrar y salir robustos de ideas en cada circunstancia lectora en que la edad de la razón es tan emocionante dado que, “la puerta que abre el acceso a ese reino secreto no puede ser descubierta más que en la intimidad del acto lector” (Ventura, 2002) que hace posible ese gran misterio de emociones estéticas que se engendra “en ese espacio privado y silencioso que propicia la lectura y desde una actitud similar a la inocencia, es decir, clausurando toda desconfianza, la revelación que siempre supone el acceso al reino de la literatura” (Ventura, 2002) o de cualesquiera de las disciplinas del conocimiento en las que el lector tiene acceso para leer con la más plena voluntad y desde el valor que su autonomía le permite acercarse a un texto para leerlo sin ningún condicionamiento didacticista o de obligatoriedad escolarizada.

Continúa leyendo «La intimidad de las ideas en la edad de la razón lectora»

El lenguaje, el cerebro, la otredad y el libro confirman nuestra existencia

Galo Guerrero-Jiménez

El lenguaje, una de las manifestaciones individuales y sociales más trascendentes en el desarrollo del ser humano, ha hecho posible que las diversas inteligencias, consustanciales a cada individuo, le permitan moldear su compostura humana para emitir acciones desde el fluir de su pensamiento personal, el cual se transforma culturalmente hasta llegar a ser lo que cada cual es en los diversos planos en que puede manifestarse para realizar su plenitud humana en los ámbitos en que su vocación, su ocupación y su profesionalización así lo permiten.

Continúa leyendo «El lenguaje, el cerebro, la otredad y el libro confirman nuestra existencia»

Dicha, pasión y embriaguez literarias

Galo Guerrero-Jiménez

Para que algo funcione bien, hay que crear al menos tres condiciones: axiológicas, cognitivas y estéticas; estos elementos son el punto de partida para que el ambiente en donde se desarrolla ese mundo de acciones sea prioritario, exquisito, porque es bien asumido, elaborado con tenor y al calor de la pasión que entraña todo fenómeno adecuadamente realizado.

Continúa leyendo «Dicha, pasión y embriaguez literarias»

El ámbito psicológico-ético-estético-musical y filosófico de la lectura

Galo Guerrero-Jiménez

Los temas literarios, científicos y humanísticos en general deberían ser leídos siempre con una actitud filosófica, no para ser filósofo, sino para adecuarnos a una gran pasión y tensión creadora, de asombro y de reflexión frente a toda esa fuente de lenguaje que siempre dice mucho más de lo que en el texto aparece literalmente, y que el lector debe estar en condiciones de, a más del ámbito semántico que el texto le despierta para una real captación significativa, a partir de allí, y desde el contexto pragmático en el que se desenvuelve, pueda generar un ambiente cognitivo, abierto a la gran belleza estética que el texto proclama y que, el lector, tomando como tema central la concepción de la vida humana, pueda sentir cómo su conciencia, desde una actitud hermenéutica y fenomenológica, le habla, le proclama sombras y luces hasta encontrar una nueva fórmula de palabras en que una ética y estética profundamente humanística lo lleve a decir su palabra, sentida, labrada desde el cincel de su realidad personal.

Continúa leyendo «El ámbito psicológico-ético-estético-musical y filosófico de la lectura»

Un existenciarse radicalmente ético-estético desde el ser

Galo Guerrero-Jiménez

En este devenir permanente de la vida en que el pensamiento fluye continuamente para adaptarse a las circunstancias por las que la humanidad atraviesa, tanto en el orden económico, político, social, ideológico y educativo-cultural-histórico, no puede marchar al margen de los aspectos afectivos, intelectuales, ecológicos y antropológico-axiológicos, que son los que hacen posible los grandes sueños e ideales que la humanidad, desde el despertar de una conciencia permanente, debe asumirlos desde un existenciarse radicalmente ético y estético, de manera que la visibilidad de cada acto que fluye desde la palabra y el accionar pensante, nos lleve a una praxis en cuya sensibilidad estética aflore la capacidad permanente para interpretar la realidad, de manera que, “cuando uno mira en profundidad los pequeños detalles, la realidad se magnifica, se llena de vida y de plasticidad, y nos desvela los múltiples significados que encierra” (Alonso, 2002).

Continúa leyendo «Un existenciarse radicalmente ético-estético desde el ser»

La pregunta permanente construye diálogos de conciencia lectora

Galo Guerrero-Jiménez

El mayor prodigio del acto lector está en que nos sitúe en el plano permanente de la conversación y de la pregunta perenne, de manera que todo tipo de contenido, sea humanístico, científico, técnico, artístico, literario, filosófico, social, ensayístico y, ante todo, la lectura de estudio que nuestros alumnos emprenden a diario en todos los niveles de la educación formal, esté enmarcado en lo que sostiene Pep Aparicio Guardas: “En un horizonte de conversación, intercambio, visibilidad y reconocimiento de otras voces no presentes en el diálogo pero que están vinculadas con él, en ese transcurso, difícil pero necesario, complejo pero ineludible, singular y colectivo, de construir una palabra colectiva, común y, además, articulada con las reflexiones que aquí y ahora” (2021), deberíamos plantearnos siempre desde el plano personal que cada lector tiene para inferir con relativa facilidad el cúmulo de inquietudes que debe florecer en torno a lo leído, si se ubica en el plano de la pregunta, estableciendo un diálogo con el autor, con el contenido real, ficticio, reflexivo, preciso, objetivo, subjetivo y, en fin, que el texto contiene desde el ambiente cerrado y de clausura que el escritor le da como toque final para que ese contenido sea publicado, pero que el lector, una vez que tiene en la pantalla o en su mano esa exquisita porción de lenguaje, madurado y expuesto al estilo de su creador, pueda disfrutarlo, analizarlo, estudiarlo, embeberlo, asimilarlo, reflexionarlo abiertamente, tal como cuando se conversa oralmente con las amistades, con la familia, es decir, con un alguien que  nos escucha atentamente, tal como el lector atento escucha a su contertulio, el texto que, organizado desde diversas formas discursivas, es capaz de generar un acto amoroso de apertura lectora y desde “una práctica de la libertad dirigida hacia la realidad, a la que no teme; más bien busca transformarla, por solidaridad, por espíritu fraternal” (Barreiro, 2018) consigo y con la otredad a la cual se debe desde la más selecta conciencia personal.

Continúa leyendo «La pregunta permanente construye diálogos de conciencia lectora»

El registro microscópico y abierto de la lectura provoca una condición ética

Galo Guerrero-Jiménez

Son infinidad de mundos posibles los que aparecen en cada lector que, desde lo recóndito de su mundo interior, los cristaliza fenomenológica, cognitiva y significativamente en orden a saber cómo vivir, cómo enfrentar su realidad, de manera que ese mundo de ideas que individualmente lo promueven a la toma de una consciencia lectora, sean el vector que ilumine su frágil condición humana desde distintos modos muy personales que la lectura provoca, dado que, el contenido de lo leído, le hace ver la realidad, siempre desde el contexto de su forma de vida que particularmente cada lector la vive en su diaria cotidianidad.

Continúa leyendo «El registro microscópico y abierto de la lectura provoca una condición ética»