¿Volver atrás?

Fernando Oñate-Valdivieso

El libro del Éxodo nos presenta la épica historia del pueblo de Israel, liberado de Egipto por la mano de Dios y conducido luego a la tierra prometida a través del desierto, en un viaje que tardaría 40 años en completarse. Durante el trayecto, experimentaron todo el poder del Señor, pero a pesar de ello, varios deseaban regresar, quizá extrañando su vida en Egipto, olvidando los padecimientos sufridos allí por generaciones. Transitar el desierto no era tarea fácil; y aún así, Moisés nunca consideró volver atrás, pues confiaba en la promesa y sabía que lo que estaba adelante era infinitamente mejor.

Continúa leyendo «¿Volver atrás?»

Su Fidelidad

Fernando Oñate-Valdivieso

La fidelidad es la actitud de aquel que es fiel, constante y comprometido con respecto a los sentimientos, ideas u obligaciones que asume. Es una característica de quien es leal, en quien se puede confiar y creer, porque es honesto y respetable. ¿Conoce a alguien con esas características? En estos tiempos la infidelidad es moneda corriente: pocos cumplen su palabra en los negocios, la infidelidad matrimonial es muy frecuente, rompiéndose los lazos sagrados del matrimonio con muchísima facilidad; incluso los aspirantes a dirigir el destino de un país llenan los oídos de los electores con promesas que rara vez cumplen. Ante este panorama, es comprensible que lleguemos a dudar de las personas y no confiemos fácilmente.

Continúa leyendo «Su Fidelidad»

Propósitos

Fernando Oñate-Valdivieso

Hemos completado una nueva órbita alrededor del sol y como es costumbre, los seres humanos han despedido el año; y en el nuevo, han puesto la mira al futuro pensando que se abre una nueva oportunidad. La gente se plantea nuevos objetivos, intenta cambiar malos hábitos, cierra ciclos, etc., ¿será que no somos conscientes que todos los días tenemos la oportunidad de empezar de nuevo?

Continúa leyendo «Propósitos»

Tu vara y tu cayado

Fernando Oñate-Valdivieso

Sin lugar a dudas, el salmo 23 es mi favorito y creo que el de millones más: “El Señor es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días” (Salmo 23).

Continúa leyendo «Tu vara y tu cayado»

Perseverar hasta el fin

Fernando Oñate-Valdivieso

Hace poco escuché nuevamente la historia de José Alvarenga, vagamente la recordaba, la increíble historia de este pescador salvadoreño fue noticia mundial hace casi una década. Este hombre, junto a Ezequiel Córdova, otro pescador, habían iniciado su faena normal de pesca en noviembre de 2012 en las costas de Chiapas (México) y al encontrarse mar adentro, fueron sorprendidos por una fuerte tormenta que casi lleva al naufragio a la frágil lancha en la que navegaban. Sin poder comunicarse con tierra y al no tener manera de regresar, quedaron a la deriva y fueron arrastrados por las corrientes oceánicas. Para sobrevivir, bebían el agua lluvia y comían peces, tortugas y aves crudas. Ezequiel sobrevivió cuatro meses y su cuerpo fue lanzado al mar. La travesía de Alvarenga duraría 438 días y terminaría a finales de enero de 2014 con su arribo a las islas Marshall, a diez mil kilómetros de su punto de partida. Esta historia, imposible para algunos, y no exenta de polémicas, nos muestra el poder de la perseverancia.

Continúa leyendo «Perseverar hasta el fin»

Dominio propio

Fernando Oñate-Valdivieso

Algunas tribus africanas emplean un curioso sistema para atrapar a ciertos tipos de monos: Colocan en un árbol una bolsa de cuero llena de arroz, que al parecer es el alimento predilecto para esos animalitos. En la bolsa de cuero realizan un pequeño agujero que permite el ingreso muy justo de la mano de uno de los simios.  Cuando un mono introduce su mano en la bolsa, intenta recoger la mayor cantidad del preciado alimento y, en ese momento, el animalito queda atrapado ya que al tener su puño cerrado no puede sacar la mano. Lo interesante es que a pesar de forcejear o gritar, no se le ocurre soltar lo que tiene en la mano y así, de manera sencilla, liberarse.

Continúa leyendo «Dominio propio«

Excusas, ¿para qué?

Fernando Oñate-Valdivieso

Cuentan que cierto día un rey paseaba por el campo y junto a él observó a un grupo de prisioneros que trabajaban encadenados junto al camino. Con curiosidad se acercó a ellos y les preguntó el motivo por el que se encontraba en tan triste situación. Un juez que fue sobornado me condenó injustamente, respondió el primero; el testimonio de varios testigos falsos me tiene aquí, respondió el siguiente; un mal amigo me traicionó y me inculpó en algo que nunca hice, fue lo que aseveró un tercero. Finalmente, el rey observó a un hombre que había estado callado, al insistir en la pregunta, este respondió: estoy aquí porque lo merezco, necesitaba dinero y lo robé. Al escucharlo el rey quedó anonadado y dijo al guardián de los prisioneros: Todos estos hombres son inocentes y están aquí injustamente, solo este hombre malvado se encuentra entre todos ellos, libérelo inmediatamente, no vaya a ser que contagie a los demás.

Continúa leyendo «Excusas, ¿para qué?«

Un solo camino

Fernando Oñate-Valdivieso

La expresión “todos los caminos conducen a Roma” fue acuñada en base al hecho de que era tan extensa la red de caminos que existía en el antiguo imperio romano, que prácticamente desde cualquier lugar del imperio era factible ir a su capital.  Parafraseando, muchas personas aseveran y posiblemente creen que “todas las religiones conducen a Dios”, ¿pero esto es así?

Continúa leyendo «Un solo camino«

Me ha sostenido

Fernando Oñate

¿Quién no ha tenido tiempos de prueba, tiempos difíciles? Y no estoy hablando de esos tiempos en los que tenemos que afrontar las consecuencias de nuestros actos o de nuestras malas decisiones, me refiero a esos tiempos de prueba en los que debemos sobrellevar la muerte de un ser querido, la enfermedad, las limitaciones económicas, pérdidas materiales, fracasos empresariales, entre muchas otras. En esos tiempos muchos buscan una explicación de lo que sucede, tratando de encontrar un ¿por qué?

Continúa leyendo «Me ha sostenido»