Edwin Jaramillo, abogado penalista: “Deberían aplicar indultos a la población con delitos ‘bagatelas’”

Las matanzas entre presos en Ecuador hacen notar el cero control en los Centros de Rehabilitación Social (CRS) y que cada vez va en aumento. Jurista señala que es indispensable desarmar a las bandas e incomunicarlas, así como también aplicar indultos a los reos con delitos “bagatelas”.

¿Falta de política pública?

El abogado penalista Edwin Jaramillo en entrevista con el programa El Portavoz Digital de Diario Crónica indicó que el tema de rehabilitación social debe importar a toda la sociedad ya que es parte de la seguridad y del combate a la criminalidad, lo cual reflejará en condiciones óptimas de paz, tranquilidad y armonía para vivir.

“Lo que se nota es que no ha existido una política de Gobierno acorde con la necesidad social, nos contentamos con aprehender a los sospechosos y hacinarlos en las cárceles del país, luego se olvidan de esas personas; y, dónde queda la finalidad de la rehabilitación social: educación, formación laboral y tratamientos psicológicos para estos ciudadanos. Entonces cuando un preso sale, vuelve a lo mismo porque no se le dio rehabilitación, es decir, lo ingresaron solo para que se dañe más.

“Los recursos destinados a los centros penitenciarios son paupérrimos; la formación del personal operativo que trabaja en estos centros es deficiente y limitado; tampoco ha existido una política de Gobierno sería, diseñada con gente conocedora de este tema que establezca los métodos y sistemas para controlar esta situación”.

Agregó que, “en la actualidad es visto como un problema de Gobierno por lo que necesariamente debe declararse una vez más en emergencia el sistema penitenciario para que se inyecten recursos y ejercer el control con la Policía Nacional y si es necesario con el Ejército, para ello se debe hacer un nuevo intento con la Corte Constitucional para que les permita a los militares el ingreso al interior de las cárceles con el exclusivo fin de controlar el tema de armas y drogas”.

Control  

El jurista dijo a este diario que, según los diagnósticos emitidos por las entidades se puede evidenciar que el país está infiltrado por el narcotráfico; y, las bandas se disputan los territorios exteriores a partir de las cárceles, pero si hubiera un adecuado control de objetos prohibidos no habría este problema.

“Es indispensable en estos momentos desarmar a las bandas e incomunicarlas. Hacer los traslados necesarios sin consultarles a los reos porque pasará lo que sucedió en estos días, protestas en varias cárceles del Ecuador por los traslados de presuntos cabecillas de bandas al penal de la Roca”.

Depuración

Otro tema urgente es la depuración de la población carcelaria, analizar los delitos “bagatelas” y aplicarles el indulto. “Aunque parece que no hay decisión de la autoridad pública de cumplir con la normativa, por ejemplo, se emite un decreto que establece que podría acogerse al indulto quienes hayan cumplido el 60% de su pena, pero existe una normativa que por ley los reos ya pueden pedir cambio de régimen con este porcentaje”.

Indicó que el Código Orgánico Integral Penal (COIP) y Código de Ejecución de Penas presentan deficiencias. El Código anterior permitía suspender el procedimiento y evitar la prisión preventiva si el infractor no tenía antecedentes penales, no era peligroso y reparaba a la víctima, pero este rato se hace todo un proceso para llegar a pena y haya suspensión de condena en función de los parámetros antes indicados.

“Estamos en contra de que se condene a los consumidores de sustancias estupefacientes porque se lo convierte en un sujeto predispuesto a la delincuencia, cuando debería ser llevado a una centro para tratar su problema. En el caso de delitos con el tráfico de combustible, las personas se dedican en su mayoría a esta actividad por la pobreza en su sector; el daño al Estado es el triple del valor del galón de gasolina o diésel, por ejemplo: si un galón tiene un precio de USD 1.50 en otro país es de USD 4.50, es así que a ellos se les debería formar e insertar en un espacio que pueda cambiar su estilo de vida”.(I).

Dato

En el país no hay centros penitenciarios adecuados para adolescentes infractores.