Tinta negra y choque de leyes

¿Tinta negra para esta propuesta distópica? No lo creo, el tema son las relaciones laborales, las cuales, en Ecuador, han estado sujetas a una serie de vicisitudes, técnicas, jurídico-políticas y sociales. Ha ingresado a la Asamblea Nacional un proyecto de ley, que dice, “De las oportunidades laborales”.

El proyecto pretende mover lo inamovible. Según lo que se ha explicado, el Código de Trabajo se mantendrá intacto, mas, el análisis, lleva a la conclusión que la mencionada ley “violenta” derechos, y en esa dimensión sociohumanista y su variable jurídica, se halla la clave del debate público. Sí, aquí radica la novedad, pues, al existir un Código de Trabajo vigente, para qué otra ley que regule la cosa laboral.

Considerando que el proyecto, posiblemente esté sustentado en estudios internacionales, su falta de conexión con nuestra realidad social, es notoria. No pudo ser resultado de una hipótesis a priori, por nuestros problemas. Entonces, desde la perspectiva de los trabajadores, la imposición de dos normas vigentes que siendo contrarias, respecto de los temas laborales, produce el llamado choque de leyes y viola sus derechos fundamentales.

La conocida antinomia, que crea choque y conflicto, es poco confiable y lejos de promover desarrollo, traerá desestabilización e ingentes gastos en juzgados por las reclamaciones de problemas y preocupaciones, derivados de la vulneración de derechos y la transgresión de la norma constitucional.

Tal como se presenta parece positiva, se muestran conveniencias económicas, pero, no se dice nada acerca de lo jurídico. ¿Por qué afectar a los trabajadores? Si son los más débiles en la relación laboral y la ley, como la Carta Magna los protege.

Puede ser buena la intención, pero, a la final será dañina. ¿Cómo esperar productividad, si se golpea al motor de tal productividad? El Producto Interno Bruto del país, es generado en mayor medida por los obreros que por los empresarios.

Es posible que, esta ley sea anhelada por minorías. Claro, patrono y trabajador son dos bandos diferentes. Hoy, con la referida norma, se rompe conquistas de los obreros, pero no se beneficia al país. Lo afirmo porque permitirá la aplicación anómala de la norma, la manipulación y la omisión en muchos sentidos, todo esto tiene su génesis en una base legal difusa, que trae daño a los más vulnerables, y las relaciones laborales caerán en el limbo jurídico.

El rigor analítico debe hacerse presente por parte de los legisladores, pues, son corresponsables en gobernar. Leyes como la que apunto, son peligrosas. En conclusión, no se puede admitir la existencia de la doble moral para la protección de los derechos de los trabajadores.