Alimentación con productos tradicionales: cultivos tropicales (III)

Leonardo Chamba H.

Banano. El cultivo del banano es uno de los más importantes del mundo, después del arroz, el trigo y el maíz. Además de ser considerado un producto básico y de exportación, constituye una importante fuente de empleo e ingresos en numerosos países en desarrollo (InfoAgro.com). Su origen se encuentra en el Sudeste Asiático, en donde se cultiva desde hace cerca de 10.000 años y cuyas primeras huellas se encontraron en Papúa Nueva Guinea en el siglo VII a.C.

En la actualidad, todavía se encuentra en estado silvestre en Filipinas, Papúa Nueva Guinea e Indonesia. Los cruces naturales han producido una importante diversidad genética y han permitido la aparición de variedades sin semillas con interesantes cualidades alimentarias para las personas. El banano ha viajado con la migración humana: en primer lugar, desde el Sudeste Asiático y Papúa Nueva Guinea hasta la península del Indostán, el Pacífico y América, mediante las migraciones poblacionales; en segundo lugar, en el siglo XV los comerciantes árabes y persas lo llevaron desde el Sudeste Asiático hasta Oriente Próximo, Oriente Medio y posteriormente a África y Europa; y en tercer lugar, hacia las islas del Caribe y el Nuevo Mundo por exploradores, colonizadores y misioneros europeos (Untad-ONU). En Ecuador, la creciente demanda del banano en Europa y Estados Unidos y el impacto de plagas y huracanes en las plantaciones centroamericanas influyeron al gobierno de Galo Plaza Lasso a modernizar la producción y exportación de la fruta. La mano de obra barata, la disponibilidad de tierra agrícola, la política de fomento del gobierno -incluyendo créditos y obras de infraestructura- y la ausencia de plagas y huracanes en el país han sido las condiciones perfectas para eventualmente posicionar a Ecuador como el primer productor mundial de la fruta. La exportación de banano dominó la economía ecuatoriana hasta los años 70, cuando fue suplantada por el petróleo (Loinesa, Guayaquil). Por otra parte, después de las dos Guerras Mundiales y sus efectos negativos en la economía mundial, en la década de 1950 el banano se convirtió en el principal producto de exportación para Ecuador. El boom del banano incidió positivamente en el crecimiento, que se estima en una tasa promedio de 5,3% entre 1950 y 1970. Las primeras exportaciones de banano datan de 1877, aunque el llamado boom llegó en la década de 1950 en la que la economía mundial sufrió los varios golpes debido a la Gran Depresión y a la II Guerra Mundial. Para llegar al auge bananero debieron ocurrir varios procesos, que permitieron la mejora de la producción y la calidad del producto. En 1929, la inauguración del servicio de transporte aéreo de la Pan American-Grace Airways Corporation entre Ecuador y diversos países, permitió el inicio del envío aéreo del banano desde Guayaquil a Estados Unidos. A mitad de la década de los treinta, cinco empresas extranjeras exportaban banano desde Ecuador. Para 1936, el Ecuador firmó su primer contrato con la United Fruit Co. (la mayor empresa frutera del mundo en ese entonces), por medio del cual la empresa debía pagar un impuesto único de 0,15 centavos de dólar por cada racimo durante 20 años, pero un tercio de este impuesto debía ser aportado por los productores. En los primeros años de la United Fruit Co. en Ecuador, la producción permaneció estancada por los efectos causados por la Gran Depresión, cuya crisis afectó las economías de los países industrializados. Las políticas fomentadas por el presidente Galo Plaza Lasso y su ministro de economía Clemente Yerovi en 1948, permitieron mayor acceso a préstamos por parte de los agricultores y así se inició la era bananera en el Ecuador y las exportaciones empezaron a crecer a tasas mayores que las de los países bananeros tradicionales. El “boom bananero” aceleró el proceso de urbanización de la Costa, consolidó el Estado e inició la política industrial en base al modelo de sustitución de importaciones. Entre 1948 y 1952, debido al financiamiento del recientemente fundado Banco Mundial, se construyeron 3.500 kilómetros de carreteras. Además, durante este periodo, el Banco de Fomento otorgó créditos a los agricultores en condiciones muy favorables (Foro Economía Ecuador). Continuará.