El relleno sanitario de Loja sigue esperando soluciones

El Municipio de Loja sigue “perdiendo el año” en el tratamiento de los desechos sólidos, ya que según se dio a conocer, no se ha dado una solución definitiva al tratamiento de los lixiviados, como tampoco se estaría haciendo nada para reducir la emanación de gases contaminantes, cuyas molestias son denunciadas por los moradores del sector.

El concejal Pablo Burneo Ramón, actual concejal urbano de Loja y quien encabezó las protestas por los malos olores del relleno sanitario en 2012, sostiene que no hay ningún avance en la gestión municipal para concretar la reubicación, pero tampoco habría decisión de reducir la contaminación. “No hay un sistema eficaz de tratamiento para los lixiviados (resultado del filtrado lento de agua a través del vertedero que arrastra materiales de los residuos y productos en descomposición), porque eso ha sido una debilidad de este Municipio”, y comentó que, a la comisión de Cabildo, de la que es parte, tampoco habría llegado ninguna comunicación del Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica (Maate).

En julio de 2012, se realizó un plantón en el parque central de la ciudad de Loja, encabezados por una organización llamada “Coordinadora de Barrios Suroccidentales”, integrada por los barrios, Punzara Chico, Colinas Lojanas, Sol de los Andes, La Cofradía, Nuevo Amanecer y Juan José Castillo, en el que solicitaban el manejo adecuado del relleno sanitario, ya que se había convertido en un foco de contaminación para los habitantes de 20 barrios aledaños.

Once años después, la problemática sigue siendo la misma, y según el edil Burneo Ramón, las gestiones para la reubicación del relleno sanitario no avanzan hasta la fecha de esta publicación. “Desde el 2013 hasta ahora no hay una propuesta seria de reubicación”, señaló; de la misma forma fue categórico en informar sobre las inversiones interesadas en financiar la salida de ese foco de contaminación en la parroquia Punzara. “Todas las propuestas que existen, dependen de la actualización de la taza de recolección de la basura para que sea rentable en manejo de los desechos sólidos”, y destacó el avance en la gestión para mejorar el tratamiento de los desechos biopeligrosos.

El edil recordó que existiría una planta de tratamiento para los líquidos contaminantes que genera la aglomeración de basura, sin embargo, estaría incompleta porque habrían robado el transformador del lugar. “Por la falta de seguridad en el sector se robaron el artefacto y actualmente hacen un tratamiento con el uso de bacterias, para disminuir el grado de contaminación de esos líquidos”, aunque cuestionó las malas condiciones en las que se trabaja en el relleno sanitario. “La emanación de gases de metano no se ha podido controlar, y por eso se mantiene la queja de los moradores por los olores insoportables”, e insistió en la falta de recursos para la adquisición de maquinaria adecuada. “Nos falta los tractores adecuados para el apisonamiento de la basura, y todas las máquinas son viejas”, y finamente refirió que el problema de fondo sería la falta de recursos, ya que por falta de voluntad política de los cabildos pasados no se ha podido revisar el cobro del servicio. (I)