Los odiadores pagados y gratuitos

Efrén Sarango Palacios.

Los gratuitos odiadores
no dan tregua, mis bonitos,
y se escudan facilito
en las “redes” mis señores.
Son cobardes simplemente
que se esconden en apodos,
pero así, de todos modos
su postura es displicente.

Es el odio y la venganza
lo que expresan en sus frases
y otros términos procaces
a la antigua y vieja usanza.
Den la cara y apellido,
con sus nombres y de frente
y discutan vehementes
sin insultos, con sentido.

No se escondan en las “redes”
ni se pongan al acecho
…den la cara, den el pecho
y reclamen, si procede.
Hay gratuitos odiadores,
o pagados, nadie sabe,
que denuncian cosas “graves”
sin las pruebas …alcanfores!

Hay algunos insensatos
que destilan su veneno,
odiadores de lo bueno
por su orgullo mojigato.
Los cobardes “boca suelta”
sus caretas parapetan,
se camuflan, no respetan
y proclaman la revuelta.

En el nombre y amparados
en la hermosa libertad
de expresarnos sin maldad
estos tipos van “chumados”.
El papel aguanta todo
reza un dicho conocido
pues hay tipos malsufridos
que a todito le echan lodo.

La calumnia, por si acaso,
el insulto y más mameyes
son penados por las leyes
a través de un carcelazo.
Por lo dicho insultadores
no me vengan a llorar
si los mandan a guardar
por “tragarse” los honores.