La matriz productiva

La matriz productiva es la forma cómo se organiza una comunidad o sociedad para producir determinados bienes, productos o servicios en un tiempo y precio determinado, esta no se limita únicamente a los procesos estrictamente técnicos o económicos, sino que también tiene la obligación de velar por esos procesos y realizar interacciones entre los distintos actores: sociales, políticos, económicos, culturales, entre otros, que utilizan los recursos que tienen a su disposición para llevar adelante las actividades de índole productivo.

Hablar de la matriz productiva en nuestro país ha sido una constante, cada vez más profunda, tanto en los diferentes sectores productivos como en los diferentes niveles socioeconómicos, pero cada vez parecería que se “confunde” más la interpretación de este concepto, motivo por el cual con este breve análisis lo que se busca es conocer y ampliar la conceptualización de su significado, de esta manera lograr ver las diferentes alternativas de acción que se puede dar en el sistema productivo del país.

Partiendo de un concepto bien claro, podemos decir que la matriz productiva es el conjunto de interacciones entre los diferentes actores de la sociedad, quienes utilizan los recursos que tienen a su disposición para generar procesos de superproducción en productos, bienes y servicios de calidad. Nuestro país se ha concentrado en la explotación de materias primas, con muy bajos niveles de tecnificación, lo cual ha provocado que sea un mercado muy susceptible de ser sustituido en los mercados internacionales. Esta realidad provoca una incesante necesidad de mayor tecnificación en la explotación de recursos naturales que solamente ha permitido mantener los ingresos, ya que no se controlan los precios internacionales, colocándonos en una posición muy sensible.

La Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo sostiene que existen cuatro ejes primordiales para generar un cambio en la matriz productiva: Alcanzar una diversificación productiva muy amplia sobre el desarrollo de industrias como la petroquímica, siderúrgica, metalúrgica, biocombustibles, forestal y maricultura, con lo cual se amplía el abanico de oferta del país; mejorar los sistemas de valor agregado, y con ello poder diferenciar nuestros productos; esto acompañado de tecnificación y conocimiento sobre las industrias de biotecnología, servicios ambientales y energías renovables; hacer una sustitución de importaciones de corto plazo sobre industrias en las cuales ya hemos trabajado como la farmacéutica, tecnológica y metalmecánica; maximizar el portafolio de productos de exportación, dando soporte a la economía popular, logrando mayores actores y productos sobre las industrias de alimentos, textiles y turismo.

Todos estos ejes parten de un análisis que se conjugaría con un sistema financiero ágil que pueda soportar créditos productivos en las diferentes industrias y, de esta manera, alcanzar los objetivos que se tienen con la matriz. Asimismo, este organismo ha planteado catorce tipos de productos, bienes y servicios como:

1) Alimentos frescos y procesados. 2) Biotecnología. 3) Confecciones y calzado. 4) Energías renovables. 5) Industria farmacéutica. 6) Metalmecánica. 7) Petroquímica. 8) Productos forestales de madera SERVICIOS. 9) Servicios ambientales. 10) Tecnología. 11) Vehículos, automotores, carrocerías y partes. 12) Construcción. 13) Transporte y logística. 14) Turismo.

El Estado para arrancar con este proyecto, estableció su normativa sobre el Código Orgánico de la Producción, Comercio e inversiones, buscando crear un marco referencial para el desarrollo de las actividades productivas del país.

El Ecuador viene arrastrando un déficit en la balanza comercial algunos años, lo cual genera una inestabilidad debido a la salida de divisas. Es por ello que un cambio en la estructura productiva del país, pasando de un modelo extractivista de materias primas a un modelo de valor agregado sobre esas mismas materias primas, es más que necesario y primordial este proceso. Hoy en día, existen muchos cuestionamientos sobre los lineamientos que se han seguido para controlar el déficit y otros sobre la matriz productiva presentada por el Estado ecuatoriano. Pero al final del camino son realidades que forman parte del paisaje que tenemos a nivel empresarial, con lo cual las habilidades gerenciales existen en sectores estratégicos y, en ellos, grandes oportunidades de apertura productiva para alcanzar mayores industrias que actúen en forma consciente y coherente en todos los procesos que implica el cambio de la matriz productiva y, de esta manera, lograr ir satisfaciendo las necesidades del país minimizando en gran parte las importaciones.