¿Cómo será el futuro de América Latina?

Luis Pineda

Toda la humanidad está conmocionada por la pandemia del coronavirus y, a veces, nos quedamos solamente en día a día sin dedicar tiempo a pensar ¿cómo va a ser la sociedad del poscoronavirus?

Una de las lecciones que esperamos que hayamos aprendido todos los habitantes del planeta tierra, es que, si no somos solidarios, seres víctimas de peores pandemias.

Una de las manifestaciones de la solidaridad es la integración entre naciones, entre culturas, entre quienes nos sentimos hermanos.

Para quienes vivimos en la denominada América Latina, es urgente mirar nuestra realidad y trabajar en la construcción de mecanismos de integración que nos posibiliten respaldos solidarios para enfrentar nuestros problemas comunes, a partir de nuestra realidad.

Para profundizar sobre el tema de conocer nuestra realidad, les ofrecemos un texto de Frei Betto:

“Hasta el domingo 10-05 el COVID-19 había ya infectado 251.577 personas en América Latina y había matado más de 15 mil, y un poco más de 11 mil en el Brasil, adonde el gobierno de Bolsonaro desdeña la pandemia. Sin embargo, todo indica que las cifras deben ser mayores, dada la posibilidad de publicar números menores más la dificultad de aplicar test al total de la población.

Actualmente nuestro continente tiene 613 millones de habitantes. Además, abriga la más acentuada desigualdad social del mundo. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 53% de nuestra población sobreviven de trabajos informales. Al ser nuestros sistemas de salud muy precarios, los efectos económicos y sanitarios de la pandemia tienden a ser mayores.

La CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) prevé un retroceso del 5,3% del PBI regional para el 2020. Índice históricamente mayor, superando incluso al del año 1930, cuando la gran depresión económica de 1929 hizo que cayera 5%. Por tanto, tendremos aumento de crisis social. Casi 29 millones de latinoamericanos serán empujados a la pobreza. Y 16 millones, a la extrema pobreza. La tasa de desempleo llegará al 11,5% afectando a 37,7 millones de personas, un crecimiento de 3,4 puntos porcentuales en relación al 2019.

El año pasado, varios países fueron sacudidos por manifestaciones populares contra medidas económicas neoliberales y fraudes electorales, como ocurrió en el Ecuador, Perú, Colombia, Bolivia, Nicaragua, Haití y Chile. Acabada la pandemia, es muy probable que las protestas vuelvan con más fuerza aún.

En el Brasil, el presidente Bolsonaro, al encarar con negligencia los efectos del Covid-19, consiguió que, a las crisis sanitaria y económica, se sumara la política, cuyo desenlace es imprevisible.

Merece ser destacado el papel de Cuba en esta coyuntura de pandemia. Como resalta Ignacio Ramonet, de Le Monde Diplomatique, Cuba es una potencia médica. Cuenta, hoy, con 100 mil médicos, lo que equivale a 9 médicos por cada mil habitantes. Es la tasa más alta del mundo. En Alemania, Suiza y España, es de 4/1000 y, en Francia, Israel y USA es de 3/1000. Actualmente, Cuba asiste a 66 países (El País, Madrid, 22/3/2020), adonde se encuentran 30 mil médicos y enfermeros de las brigadas internacionales cubanas.

 Al crearlas, Fidel declaró: “Un día habrán de reconocer que nuestro país jamás promovió ataques preventivos o de sorpresa contra ningún país del mundo, y que, al contrario, nuestro país fue capaz de enviar médicos solidarios a las más oscuros regiones del mundo. Médicos, y no bombas, médicos, y no armas inteligentes” (Discurso de Fidel realizado en UBA/Derecho, Buenos Aires, mayo de 2003. Granma, La Habana, 17/4/2020)”.