Prefectura le debería a la empresa ‘Diez y Diez’ más de un millón de dólares

La Prefectura de Loja informó los problemas efectuados en la ejecución del contrato para el mejoramiento con carpeta asfáltica de la vía Villonaco-Cera-Taquil en el cantón Loja, mientras que, la empresa constructora menciona que el estudio es diferente a la obra.

Situación

Mediante rueda de prensa, Rafael Dávila, prefecto de Loja informó a la empresa Construcciones Diez y Diez Andalucía S.L. habría alcanzado una multa equivalente al 5% del monto del contrato, el cual es de USD 7’451.118, debido a que no está realizando los trabajos y según lo establece la Ley, siendo una causal para dar por terminado unilateralmente el contrato.

El gerente de la Constructora Diez y Diez, Manuel Diez, en un medio de comunicación local, señaló que la adjudicación de la obra fue de aproximadamente USD 7’600.000, es una obra que el 50% lo tiene que pagar la Prefectura y el otro 50% lo financia la empresa.

Desde sus inicios la empresa viene denunciando los fallos y errores en el proyecto, pero por órdenes de la Cartera de Estado iniciaron los trabajos y a los primeros tres meses ya enviaron el primer oficio, diciendo que la obra tenía fallas importantes, por ejemplo, el tema de las mediciones no estaba bien y se constató cuando se entró a laborar.

“La obra lleva ejecutándose más de 18 meses, hay 4 puntos en concreto por definir, llevamos más de 15 meses esperando que van a ser en esos lugares, pero hasta la actualidad nada, lo cual ha hecho que nos retrasemos en los trabajos. También el permiso para el libre aprovechamiento de los materiales llegó tarde (6 meses) provocando retrasos; no tenían los botaderos homologados ni con licencia ambiental y al día de hoy siguen con los mismos problemas”, dijo.

El asfaltado y el hormigón lo han tenido que comprar fuera de libre aprovechamiento (el cual apenas vale y no hay muchos suministros).

La Prefectura tiene puesto una demanda para terminación de mutuo acuerdo debido a que habría superado la garantía del contrato, es decir el 5% en multas del monto total cuando en la realidad solo hay una y fue al inicio de los trabajos, y para que se dé terminado el proyecto la institución debe pagar a la empresa constructora los daños y perjuicios que les han ocasionado que están cerca de los USD 500.000, les deben otros USD 500.000 por planillas y unos USD 300.000 por órdenes de trabajo que están fuera de la obra, dando un monto de USD 1’300.000.

El gerente de la empresa cree que los estudios están hechos en un despacho basándose en temas teóricos y no fueron al lugar de la obra, porque el proyecto no se parece en nada a los que estaban haciendo en la vía. Además, indicó que es con la única institución pública que ha tenido inconvenientes en los años que viene trabajando.(I).(FJC).