Programas de a perrito

Como buenos, hay hermosos,
con sentido educativo,
como malos, hay morbosos,
sin un norte, olor a chivo.
Ayayay, conciudadanos,
hay programas de a “perrito”
por montones, pego el grito,
sin censura y muy mundanos.

Hay programas alienantes
de concursos majaderos
donde asoma don dinero
de manera dominante.
Por dinero baila el mono
en programas de a “peseta”
donde muestran mil facetas
y palabras de alto tono.

En horarios vespertinos
la farándula se muestra
entre temas y menestras
de trasfondo libertino.
Los valores, mientras tanto,
van rodando por el suelo
entre chicas de alto “vuelo”
que nos causan mucho espanto.

El asunto educativo
no trasciende en los guiones,
pero bailan los gagones
entre quiebres agresivos.
A mi juicio estos programas
son patada en los ijares
por las formas singulares
de burlarse de las damas.

No hay respeto por la gente
simplemente son pomada,
son materia pisoteada
para el rating simplemente.
Y pensar que los difunden
en la tarde a todo dar
donde accede el escolar
y su mente le confunden.