El comportamiento y la naturaleza humana – II parte

Augusto Costa Zabaleta

Si conociéramos en verdad las raíces de la conducta humana; ser capaces de entender mejor esa actitud extraña dentro de nosotros, nos daríamos cuenta de que somos mucho más misteriosos, complejo e interesante de lo que imaginamos; debemos cambiar y concebir nuestra conducta como voluntaria y deliberada; el enojo como ejemplo es una emoción, lo que puede causar o provocar la cólera o frustración tiene raíces profundas y circunstancias como patrones distintivos, cuando nos enfadamos no somos reflexivos ni racionales; llamemos naturaleza humana al conjunto de fuerzas que actúan con nosotros desde lo más profundo de nuestro ser.

La naturaleza humana surge de la programación específica del cerebro, la configuración del sistema nervioso, y la forma en que los seres humanos procedamos las emociones, todo lo cual se desarrolló y emergió en el curso de los cinco millones de años de nuestra evolución como especie.

Las fuerzas de la naturaleza humana conducen al comportamiento humano: la envidia, presunción, irracionalidad, conformidad y agresividad; la vasta bibliografía psicológica, con detallados estudios, sobre las raíces del narcisismo; los lados sombríos de nuestra personalidad; las raíces de nuestra empatía; la configuración de nuestras emociones; los estudios, del cerebro, nuestra singular composición biológica; la relación entre el cuerpo y la mente; además obras de ciertos filósofos como Arthur Schopenhauer, Friedrich Nietzsche, Jorge Ortega Gasset, que han iluminado tantos aspectos de la naturaleza humana.

 El conocimiento de las leyes de la naturaleza humana, harán que te percates de la hondura con que operan en ti las fuerzas de la naturaleza humana, lo que te dará poder para cambiar tus patrones negativos; te transformaran en un individuo más empático, lo que producirá vínculos más estrechos y satisfactorios y además estas leyes cambiaran tu visión de tu potencial, de un elevado yo, puesto que las leyes de la naturaleza humana son concebidas para que te sumerjas en todos los aspectos de la conducta humana e ilumines sus causas últimas, para superar el lado inferior que es el lado animal y reactivo de nuestra naturaleza en lo que caemos con facilidad.

Las leyes de la naturaleza humana son: La ley la irracionalidad: (domina tu lado irracional); nos gusta imaginar que tenemos el control de nuestro destino, que planeamos conscientemente el curso de nuestra vida, pero ignoramos que nuestras emociones nos dominan en alto grado que adoptamos ideas que satisfacen a nuestro ego, que veas lo que tu estado de ánimo dese ver, y esto te desconecta con la realidad, y es la fuente de las malas decisiones y patrones negativos; la racionalidad es la aptitud para contrarrestar esos efectos.