Libertad de las palabras

Lcdo. Augusto Costa Zabaleta

Las Palabras de Montalvo en el Regenerador, “En la República Democrática los tres poderes tienen límites tan señalados, que ni el legislativo extiende el pie hacia los dominios del juez, ni el Poder Ejecutivo mueve un dedo en lo pertinente al Legislativo sin una violación escandalosa de la Carta Fundamental…; Si el presidente hace irrupción de hecho en el recinto de las leyes, será usurpador, será déspota, y a la forma de gobierno solo escarnio del pueblo se llamará republicana’’.

Continúa leyendo «Libertad de las palabras»

Los modernos paradigmas de la información

Augusto Costa Zabaleta

En este nuevo milenio, en la era de la cibernética; de la conquista y el desafiar del universo; del armamentismo nuclear y la antimateria; del rayo láser; de la clonación; de la opulencia científica, la tecnología y la cultura; de los paradigmas del pensamiento y la libertad; de la globalización económica y política.

Continúa leyendo «Los modernos paradigmas de la información»

El periodismo luz orientadora

Augusto Costa Zabaleta

Los actos impetuosos conmocionan y advierten el advenimiento de la vorágine, así como en la apacible diafanidad de la comprensión de ideas y la compatibilidad de sentimientos, se origina la paz, siempre cual vigía sin relevo, con altivez y vigoroso, está presente el periodismo y la comunicación, originado por seres de mentalidad preclara y conciliadora, de espíritu excelso y alturista con una misión ufana y viril de orientar la opinión pública.

Continúa leyendo «El periodismo luz orientadora»

El horror de la autodestrucción humana

Augusto Costa Zabaleta

La humanidad, como bien apunta Jean-Pierre Dupuy, en un estudio más reciente, en el devenir de este último siglo, una moderna y efectiva capacidad de la autodestrucción; las amenazas en estos últimos tiempos del planeta, no es simplemente una ronda más de daños autoinfligidos, convertidos como una característica repetida y constante en los anales de la historia de la humanidad, tampoco otro eslabón más de la interminable cadena de horrendas catástrofes que ha soportado reiterativamente la humanidad hasta nuestros días, con la inminente peligrosidad de un evento desastroso, de una catástrofe que no deje vivo a ningún ser humano, ni vestigios de vida, para documentarla, para reflexionar, ni para extraer lección alguna a futuro.

Continúa leyendo «El horror de la autodestrucción humana»

El comportamiento y la naturaleza humana – conclusión

Augusto Costa Zabaleta

La Ley de la Negación de la Muerte: (Medita en nuestra mortalidad común); casi todas las personas evitan la muerte mientras vivimos, cuando ese hecho inevitable debería estar siempre en nuestra mente; aceptar la corta edad de la vida nos llena de propósito y apremia para cumplir nuestros objetivos; si nos preparamos para enfrentar y admitir esa realidad, manejaremos mejor los ineludibles reveses y crisis de la vida; esto nos dará un sentido de la proporción, de lo que importa de verdad en nuestra breve existencia; la mayoría de las gentes buscan formas de distinguirse de los demás y sentirse superior; por el contrario debemos ver la mortalidad en todos como nos iguala y nos enlaza con quienes nos rodean; un tremendo y profundo tema de conciencia de nuestra mortalidad intensificará nuestra experiencia de cada aspecto de la vida.

Continúa leyendo «El comportamiento y la naturaleza humana – conclusión»

El comportamiento y la naturaleza humana – III parte

Augusto Costa Zabaleta

La ley del Narcicismo: (Transforma el amor propio en empatía); todos poseemos por naturaleza la herramienta más noble para relacionarnos con los demás y obtener poder social, la empatía, cuando ésta se cultiva y se utiliza de la forma apropiada, nos permite entrar en el humor y la mente de otros, con lo que permite el poder de anticipar sus acciones y reducir con cortesía su resistencia; todos somos narcisistas, algunos más sumergidos en él que otros.

Continúa leyendo «El comportamiento y la naturaleza humana – III parte»

El comportamiento y la naturaleza humana – II parte

Augusto Costa Zabaleta

Si conociéramos en verdad las raíces de la conducta humana; ser capaces de entender mejor esa actitud extraña dentro de nosotros, nos daríamos cuenta de que somos mucho más misteriosos, complejo e interesante de lo que imaginamos; debemos cambiar y concebir nuestra conducta como voluntaria y deliberada; el enojo como ejemplo es una emoción, lo que puede causar o provocar la cólera o frustración tiene raíces profundas y circunstancias como patrones distintivos, cuando nos enfadamos no somos reflexivos ni racionales; llamemos naturaleza humana al conjunto de fuerzas que actúan con nosotros desde lo más profundo de nuestro ser.

Continúa leyendo «El comportamiento y la naturaleza humana – II parte»

Navidad, los ángeles del infortunio

Augusto Costa Zabaleta

Navidad, comunión reiterativa y egregia de furtivos sentimientos; aflorar de recónditas manifestaciones y de regias expresiones esenciales del alma; renovación altiva y apoteósica con clímax de nuevos augurios, plasmados de néctar y el elixir sanador de cruentas heridas; paz y sosiego para las conciencias atormentadas, desfallecidas y laceradas por la calcinante y virulenta confusión de ideas, de aptitudes y de cotidianas ofensas; conciliación cordura y caridad, la trilogía del perdón y esencia de sublimación, que despeja la niebla del dubitar, para permanecer sólida y monolíticamente unidos, sin que se perturben las ancestrales coyunturas sociales, desterrando las raíces de la irascible irracionalidad, que fragmenta la verdad y deshumaniza la razón.

Continúa leyendo «Navidad, los ángeles del infortunio»

El libre albedrío

Lcdo. Augusto Costa Zabaleta

Todas nuestras civilizaciones se basan en el concepto del libre albedrío, que afecta a las nociones de recompensa, castigo y responsabilidad personal, ¿Pero existe realmente el libre albedrío?, ¿O es solo una manera inteligente de mantener la cohesión social aunque viole los principios científicos?, la controversia llega hasta el mismísimo núcleo de la mecánica cuántica.

Continúa leyendo «El libre albedrío»