La violencia física y psicológica en niños y adolescentes con mayor índice en Loja

La violencia de diversos tipos en niños, niñas y adolescentes no ha cesado en la provincia de Loja, incluso por efectos de la pandemia el índice se incrementó, siendo las zonas rurales las más afectadas.   

Circunstancias

Los menores de edad tienen múltiples derechos que los respaldan, aunque actualmente son vulnerados de diferentes formas o situaciones.

Karen Ordóñez, representante de la Fundación Espacios Loja, en entrevista en el Portavoz Digital de Diario Crónica expresó que antes de la pandemia ya había altos índices de violencia, pero con la llegada a nuestro país y especialmente Loja se complicó aún más porque se agudizó todo tipo de violencia física (golpes, moretones), psicológica (gritos, insultos y humillaciones) y sexual.

“Por ello, como Fundación manejamos dos ejes: prevención con talleres, sensibilización y capacitación; y, atención en tres áreas: psicológica, legal y social. Las entidades nos emiten los casos, nosotros damos la atención debida y luego emitimos un informe para que luego las instituciones pertinentes emitan las disposiciones”.  

Territorialidad

Digna Paccha, técnica del Consejo Nacional para la Igualdad Intergeneracional para la provincia de Loja, indicó a este diario que la Constitución del Ecuador es garantista de derechos; existen muchas instancias e institucionalidades que están creadas por el mismo Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización (Cootad) para que los niveles de gobierno creen las Juntas Cantonales de Derechos, pero no lo hacen pese a estar en la norma.

“En la provincia de Loja existen 4 cantones que no cuentan con Junta Cantonal de Protección de Derechos: Gonzanamá, Espíndola, Puyango, Pindal y Chaguarpamba, sin embargo, tiene mesas sectoriales que se reúnen cada mes donde dan a conocer los casos que hubo en el sector”. 

La ruralidad es donde hay un alto índice de violencia, porque no hay donde denunciar, las familias no tienen los recursos, no confían en la justicia y vergüenza. “Se necesita mucho de los operadores de justicia a nivel cantonal y otras entidades, por ejemplo, la Dinapen solo están en la ciudad, mientras que en el resto de cantones no hay. Estas son limitaciones que dificultan al Estado para ayudar a los menores. 

Cifras

En cambio, el integrante de la Junta Cantonal de Protección de Derechos de Loja, Daniel Villarruel, puntualizó que en la pandemia se vulneró un gran porcentaje el derecho a la educación de los niños, niñas y adolescentes porque no tenían acceso al internet pero se buscó soluciones con el portafolio escolar.

“Según datos estadísticos de 2021, la mayor violencia que tenemos registrados es la física y la psicológica en niños, niñas y adolescentes: 256 casos; segundo lugar, educación, 37; salud 19; trabajo infantil 17; abuso sexual, 17; derecho a la entidad, 5; abandono de algún familiar, 47; negligencia en su cuidado, 14; y, mendicidad 12”.

Agregó que, “cuando llega un menor a denunciar un caso, lo escuchan, luego constatan el tipo de vulneración y si es de emergencia se dicta medidas para su seguridad. Por ejemplo, si es de violencia física, se solicita que el padre o el familiar agresor abandone el domicilio de inmediato, posterior las otras entidades como Fiscalía, Policía Nacional y demás realizan acciones bajo sus competencias”.(I).