Los cristianos y la educación política

Luis Pineda

Tenemos los cristianos la capacidad de transformar este mundo de odios y de muerte en un mundo de amor, en un mundo de entrega de los unos hacia los otros; esa es la capacidad enorme que podemos conquistar si somos consecuentes con nuestra fe. Monseñor Leonidas Proaño

Se acerca una nueva etapa electoral en el Ecuador. Es hora de reflexionar sobre nuestra participación en la vida política de nuestro país. Nuestra participación es de doble vía: como ciudadanos y como cristianos.

La participación no debe ser solamente con el voto, sino que debe ser un proceso de educación política, pues la política es la administración de los bienes públicos sea a nivel local, provincial o nacional.

Pero, hay un problema, si queremos participar en la política es necesario la educación política. Partamos de una reflexión general: si queremos ser agricultores, tenemos que estudiar y practicar la agricultura; si aspiramos a ser abogados, tenemos que estudiar y practicar las leyes; si de verdad queremos participar en la vida política, tenemos que estudiar y practicar la educación política.

La educación política implica, como decía Paulo Freire estudiar la realidad. Es decir, conocer los problemas y las potencialidades del lugar donde vivimos y lo que podemos hacer para enfrentar los problemas y fortalecer lo positivo.

Debe quedar claro, que la participación política no es ir a dar el voto el día de las elecciones, eso es simplemente una actividad. La participación política es estar presentes en los diferentes momentos de la vida sea en lo local o en lo nacional.

La educación política es aprender a reflexionar sobre la vida cotidiana de la comunidad: investigar, conocer y valorar la realidad que vivimos y con quienes compartimos; es necesario investigar y valorar nuestra Historia: y, lo más importante es estar presente, aportar y decidir en las diferentes actividades de la vida local y nacional.

Si somos cristianos, debemos completar nuestra participación con ejemplares actos de compromiso solidario con toda la comunidad del campo y de la ciudad.

Que la educación política y el compromiso solidario sean los caminos a recorrer en esta etapa de la vida de nuestra querida patria: El Ecuador.

Nuestra querida patria ecuatoriana, está sumida en conflictos e injusticias, por ello les dejamos el mensaje de Paulo VI: Si quieres la paz, trabaja por la justicia.