Estrategias para educar en el hogar en tiempos difíciles

Xiomara Paola Carrera Herrera

Como padres de familia, en estos momentos tan complejos debemos aplicar una “educación familiar positiva” que tiene como principal propósito guiar, orientar y conducir a los hijos -desde el amor y el ejemplo- en el desarrollo de su personalidad y en su preparación para la vida. ¿Qué debemos hacer como padres para desarrollar este tipo de educación? manténgase positivo considerando que esta situación no va a durar mucho tiempo. Tómese su tiempo y espacio con cada uno de los hijos; construya una rutina diaria con responsabilidades para cada miembro de la familia; si hay dificultad en el comportamiento de los niños trate de hacer pausas y cambie de actividades; conserve la calma y maneje el estrés; converse con sus hijos cada vez que presenten dudas.

Estamos conscientes de que nuestro estilo de vida y rutinas han cambiado considerablemente, siendo los padres de familia los que más hemos sentido esta transformación, incluyendo la adquisición de nuevos roles y funciones en el desarrollo de los hijos. Una de estas son las actividades académicas que para muchos padres de familia son un dolor de cabeza y, en otros casos, han causado discusiones en el hogar.

En varias ocasiones nos hemos preguntado ¿cómo enseñar a mi hijo los contenidos escolares? A continuación, recomendaciones pedagógicas con el fin de que el proceso de enseñanza-aprendizaje de sus hijos sea óptimo:

Como padre o madre debe sentirse seguro de sus capacidades para enseñar. Debemos recordar que usted es la persona que más se preocupa por el futuro de su hijo y, por ello, va a hacer lo que esté a su alcance para que esto se haga realidad. No olvide que cada niño aprende de forma diferente. Usted conoce a su hijo y sabe qué le gusta. Esto le ayudará a identificar cómo el niño aprende mejor. Identifique si su niño o niña es visual, auditivo o kinestésico (movimiento). Aprenda sobre los diferentes métodos de educación en casa. Conozca las etapas de desarrollo de sus hijos. No olvide que la edad de los niños influye en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Analice el plan docente que el maestro le envía con el fin de ir revisando cómo debe estar estructurada la clase. Busque apoyo en plataformas educativas. Reúna materiales sensoriales para que los niños interioricen los aprendizajes y logren ser significativos. Proporcione normas de conducta y establezca un lugar en el que pueda concentrarse: puede adecuar un lugar especial para las actividades académicas. Organice horarios a fin de intercalar actividades divertidas con los niños. Finalmente tenga paciencia y armonice su hogar. No se estrese, recuerde que sus hijos lo están observando.

Los padres deben ser ejemplo para el desarrollo del equilibro emocional de los hijos. Recuerde que tener espacios largos en el hogar es una oportunidad para compartir con los seres que amamos y tal vez no se repita.