6 de cada 10 familias sufren de violencia intrafamiliar: Incrementa la violencia intrafamiliar

Años atrás, en algunos hogares se creía firmemente que el marido era la autoridad del hogar y su esposa estaba subordinada. Pues, a ella se le atribuía un nivel de inferioridad por su condición de ser mujer.

La reciente encuesta nacional sobre maltrato familiar y violencia de género, elaborada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), destaca que en el Ecuador 6 de cada 10 mujeres han vivido algún tipo de violencia de género, y el 76% de las mujeres han vivido algún tipo de violencia por parte de su pareja o expareja.

Hoy en día las cosas han cambiado y el pensamiento social de igual forma, porque se puede evidenciar que las personas del sexo femenino tienen la misma capacidad del sexo masculino. Sin embargo, aún se presentan casos de abuso y violencia, producto de una cultura patriarcal, también de problemas económicos o psicológicos.

Ante esta realidad, el interno Alexis Torres, comenta que al Hospital Isidro Ayora de Loja, cada vez llegan más casos de personas que requieren atención médica, producto de peleas en el hogar. El estudiante manifiesta “lo más duro que he visto es ver llegar a una mujer embarazada llena de golpes propiciados por su conviviente, también es común ver ingresar a pacientes con cortes o inflamaciones a la altura de la cara y el tórax, producto del maltrato”.

Por su parte, Tomás Saritama, médico responsable de la sala de primera acogida en el Hospital Isidro Ayora de Loja explica que el aumento de la violencia intrafamiliar ha sido muy progresivo en Loja, aproximadamente en un 50%. Según lo que reflejan los datos estadísticos a nivel zonal se reportaron 764 casos, los cuales han sido ingresados por las áreas emergencia y de estos 391 fueron direccionados a la Fiscalía, lo cual quiere decir que muchos casos no son denunciados. Por lo cual solicita a las víctimas de violencia poner la denuncia del caso ante las instituciones de justicia. Acorde el doctor Saritama, el aislamiento ha provocado mucho disturbio para combatir este problema. Por ello, insiste en concienciar a las personas para que denuncien estos casos, especialmente a los grupos vulnerables como lo son niños y mujeres en estado de gestación o personas con discapacidad, sobre todo mujeres porque es algo común el maltrato contra la mujer.

Para la psicóloga Clínica, Lisbeth Samaniego, esta compleja realidad comprende un serio problema social y de salud pública que acarrea daños físicos y psicológicos e incluso la muerte. Entre los casos más comunes se encuentran el maltrato infantil y la violencia de género contra la mujer. Comenta que las causas del problema son variadas, puede ser porque el agresor viene de una familia que atravesó el problema o fue víctima de la violencia intrafamiliar. Recomendó respetar el espacio de cada cual en la convivencia familiar y acudir al psicólogo, ya que es lo más saludable para convivir en armonía.

Por otra parte, en el 2010 la Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la violencia como el uso intencional de la fuerza física, amenazas contra uno mismo, otra persona, un grupo o una comunidad que tiene como consecuencia un traumatismo, daños psicológicos, problemas de desarrollo o la muerte.

La pandemia de la COVID-19 obligó a que las familias entren en un estado de cuarentena obligatoria para evitar contagios. Ante ello, Carmen Encalada, psicóloga privada, afirma que en el marco de la emergencia surgieron problemas económicos originados a partir de la grave situación sanitaria, como el desempleo y endeudamientos, los cuales han provocado el desarrollo de cuadros graves de estrés, ansiedad, nerviosismo y depresión. Sostiene que todo esto es un factor que genera violencia intrafamiliar, ya que “la mayor parte de las personas no sabe controlar sus emociones o canalizarlas adecuadamente”.

Una de las posibles soluciones al problema que tienen las personas víctimas del maltrato en el hogar es recurrir al sistema judicial. Pues, según el art. 155 del Código Orgánico Integral Penal, “Se considera violencia toda acción que consista en maltrato, físico, psicológico o sexual ejecutado por un miembro de la familia en contra de la mujer o demás integrantes del núcleo familiar”.

Al darse casos de violencia familiar los más afectados son los niños, a quienes se les hiere mucho sus sentimientos, al momento que evidencian estos maltratos en sus padres e incluso son parte de ellos. Inclusive muchos hijos son testigos de femicidios, así lo afirmó Victoria Silva, especialista en Psiquiatría y médico tratante de consulta externa en el Instituto de Neurociencias de Guayaquil.

La verdad es que estamos frente a una sociedad carente de valores, lo cual impide la convivencia pacífica y al establecimiento de buenas relaciones familiares, afirma el sociólogo, Eduardo Molina.

Molina piensa que necesitamos un sistema educativo que forme a personas conscientes de sus actos y responsables con las demás personas. Tambien usar la herramienta de los medios de comunicación masiva para educar a la sociedad sobre el tema, especialmente en redes sociales.

Por último, vale reflexionar que la violencia intrafamiliar logra desintegrar hogares e incluso puede generar la muerte de uno de sus miembros.

Para evidenciar la violencia física o sexual se le practicará una evaluación médica por parte de un profesional de la salud, debidamente autorizado.

¿Cómo denunciar un caso de violencia intrafamiliar?

-La denuncia puede hacerse verbal o por escrito, con o sin el patrocinio de un abogado. El primer paso para formalizar es ir a la Fiscalía más cercana y poner una denuncia.

-También puede acudir a las unidades especializadas contra la violencia del Consejo de la Judicatura.
-Si es una emergencia, llame al ECU 911.
-Si necesita protección llame a la Policía al 911.
-Si necesita asesoría legal u otro tipo de información para su seguridad llame a la Defensoría Pública al 151. (I)