Facturación electrónica obligatoria, pero no todos están preparados

La facturación electrónica también aplicará para actividades profesionales.

La Ley de Desarrollo Económico dispone que todos quienes tienen un Registro Único de Contribuyentes (RUC) y emiten facturas, lo hagan a través del sistema de facturación electrónica, a partir del 29 de noviembre de 2022. Sin embargo, aún existen ciertos vacíos para cumplir con lo establecido, afirman profesionales vinculados con la rama.

La disposición es obligatoria para todos los comercios y para las personas naturales. Solo los negocios populares del sistema Régimen Simplificado para Emprendedores y Negocios Populares (RIMPE), están exceptos y podrán emitir comprobantes como notas de venta de manera física.

José Almeida Sánchez, presidente de la Unión Nacional de Colegios de Contadores del Ecuador, en diálogo con Diario Crónica, precisa que, efectivamente es de estricto cumplimento a partir de noviembre de 2022. “No entran en este proceso quienes pertenecen al RIMPE”.

Sin embargo, existen ciertos vacíos en relacionado al asunto tecnológico, “porque una facturación de este tipo debe estar asociado a un sistema tecnológico óptimo. Sin embargo, hay lugares donde aún existe limitaciones”, precisa el dirigente.

Aplicación

Quienes forman parte del Régimen General, por ejemplo, actividades profesionales, transportistas, servicio de alquiler de vivienda, entre otros, así no lleguen al monto de USD 20 mil anuales, deben también emitir el comprobante electrónico, porque este grupo no forma parte del RIMPE.

A decir de Almeida Sánchez, como profesionales en la rama se han adoptado al nuevo esquema. Recomienda a los ciudadanos realicen con tiempo el cambio, porque para este proceso se requiere firma electrónica y   otros requisitos.

Panorama

En comercios de la urbe lojana, especialmente, de artículos tecnológicos ya emiten factura electrónica, incluso desde el 2016. Carlos Estrada Salcedo, quien se encarga de la venta, refiere que remiten directamente el comprobante al correo del comprador.

Sin embargo, en el caso de Marlene del Rocío Matamoros, que factura por servicios profesionales, dice que aún no se ha adaptado a este sistema. “Tengo que sacar la firma electrónica que incluso llega a costar USD 50 y realizar otros trámites”. (I)   

DATO

A partir del 29 de noviembre de 2022, se  aplicará la disposición.