Nuestro patrimonio cultural

Por: Lcdo. Augusto Costa Zabaleta

En razón de una actitud gentil y responsable de la funcionaria de relaciones públicas del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural de Loja, quién con acertada responsabilidad, y profesionalismo, me implementó del material fundamental y necesario, para que, por medio de la prensa escrita, difundiera la auténtica realidad de nuestro Patrimonio Cultural Nacional, legado ancestral de nuestra raza.

El patrimonio cultural cumple un rol primordial en una nación, al permitirnos conocer a fondo, el trajinar de los seres humanos en el tiempo y en el espacio, como un resultado de la simbiosis entre la naturaleza y la cultura, siendo así que cómo el patrimonio se manifiesta en las edificaciones arquitectónicas, en los restos arqueológicos, En los bienes documentales, en las obras de arte y remite al legado cultural de nuestros pueblos ancestrales. 

Para identificar y valorar el patrimonio cultural, es menester la intervención de elementos subjetivos, condicionados por el conocimiento cabal de la historia, en la perspectiva del tiempo y por la propia experiencia vital del individuo y de la colectividad. 

El patrimonio cultural material es la herencia tangible de los pueblos ancestrales; y nos vamos a referir a las provincias de: Loja, Zamora Chinchipe y El Oro, que conforman la regional 7 del Instituto Nacional de Patrimonio cultural (INPC), que son poseedoras de un grandioso acervo cultural expresado en una extensa obra pictórica, escultórica y musical, que es el testimonio de la capacidad creativa y la dinámica cultural, de nuestros ancestros; yacimientos arqueológicos prehispánicos, y la arquitectura tradicional del siglo XX.

Ahora bien: el Patrimonio Cultural está integrado por tres clases, de conformidad a las expresiones y componentes del mismo: Patrimonio Cultural Arqueológico, Patrimonio Cultural Material y Patrimonio Cultural Inmaterial.

El Patrimonio Arqueológico alberga la historia de nuestros antepasados; sus costumbres y creencias reflejadas en la producción de la cultura material que comprenden objetos cotidianos y rituales, esculturas, yacimientos entre otros; la regional 7 con su riqueza patrimonial del sur del país, ha investigado la arqueología de las primeras sociedades de la Alta Amazonía.

Existe el convenio entre el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, con el instituto de investigación para el desarrollo (IRD) de Francia y el gobierno autónomo descentralizado de Palanda (Zamora Chinchipe) para un proceso de investigación de un importante yacimiento arqueológico denominado Santa Ana – la Florida, ubicado en el cantón Palanda de la provincia de Zamora Chinchipe; la presencia de una antigua aldea asentada sobre la margen occidental del río Valladolid, de una antigua cultura prehispánica, hoy denominada mayo- Chinchipe; esta aldea tuvo la forma concéntrica de una espiral, en cuyo núcleo se ubicó el altar de un supuesto templo.

La historia de las ocupaciones del yacimiento es muy antigua, remonta a más de 5.500 antes del presente, (3.500 años antes de cristo).