Gustavo Ortiz le pone menos de 5 sobre diez al gobernador de Loja

El abogado y economista de profesión, Gustavo Ortiz Hidalgo, visitó los estudios del programa Ojo Crítico, de Diario Crónica, en el que realizó algunas reflexiones sobre la gestión política del Gobierno de Guillermo Lasso Mendoza en la provincia de Loja, a propósito del juicio político que se tramita en la Asamblea Nacional, por un contrato firmado con una empresa petrolera privada y Flopec, en el Gobierno de Lenin Moreno Garcés.

Inició comentando que el Gobierno actual estaría totalmente debilitado —con un nivel de aceptación del 20%—, lo que permitiría insistir en el análisis de que no habría estado preparado para gobernar, pero que, además no contaría con un equipo de trabajo que defienda su gestión en el territorio. “El partido Creando Oportunidades (CREO), resultó un grupo de oportunistas que, luego de ganar la presidencia, se dedicaron a repartirse los cargos y se olvidaron de la organización partidaria”, precisó, al tiempo de ratificar que en la provincia de Loja no hay voces que defiendan la gestión del presidente. “No hay nadie que nos diga cuáles son los lineamientos generales del Gobierno, qué es lo que está haciendo en nuestra provincia y qué es lo que le corresponde”, pero, además tampoco habría iniciativas propias de los funcionarios para salir a los medios de comunicación a defender la gestión en gratitud a la oportunidad laboral.

Destacó tres sectores políticos del Ecuador identificados con los procesos desestabilizadores del gobierno actual, los mismos que compartirían patrones autoritarios. “El correísmo, ahora aliado con el Partido Social Cristiano, el indigenismo radical que propone el Comunismo indoamericano liderado por el señor Leonidas Iza Salazar, y el crimen organizado transnacional”, cuyo triunvirato tendría una estrategia común de crear el caos con el fin de destituir al presidente Lasso Mendoza.

A decir de Ortiz Hidalgo, los cuatro asambleístas de la provincia de Loja no estarían representando los intereses de los lojanos y más bien han sido visibles en la opinión pública nacional por actividades vergonzosas. “Ninguno de ellos me representa. No me siento representado por ninguno de ellos”, sentenció y agregó que muchos de los que hoy están en la Asamblea llegaron ahí por el arrastre electoral de sus candidatos presidenciales. “Son intrascendentes a nivel nacional”, insistió, para relatar que los temas por los que han hecho noticia serían la pelea interna entre el asambleísta Byron Maldonado y Rafael Dávila en CREO; el ir y venir de la Izquierda Democrática, de Lucía Placencia y el viaje a Irán de Johana Ortiz. “Eso implica que la representación que tenemos es mediocre”, aduciendo ser una tendencia generalizada en la Asamblea Nacional (AN).

En relación a la gestión política del “Gobierno del Encuentro” en la provincia de Loja, le dio una calificación inferior a 5 sobre diez, y consecuentemente a criterio del entrevistado, estaría reprobada la representación del presidente Guillermo Lasso en esta jurisdicción. “Hago una crítica al gobernador Fredy Bravo Bravo para que convoque a una reunión con el equipo de autoridades y elabore un plan informativo de las acciones del Gobierno y defiendan la institucionalidad”, ya que, hasta el momento, se ve un mandatario sin respaldo de sus propios funcionarios. “Aquí aparece un Gobierno absolutamente huérfano; no solamente de respaldo popular, sino también de voceros”, y además comentó que, actualmente, los representantes del Gobierno reprueban en su gestión. “Del uno al diez, le pongo menos de 5, porque ni el gobernador anterior ni el actual han hecho una labor contundente en defensa de la institucionalidad democrática”, señaló.

Finalmente, Ortiz Hidalgo reiteró que la presidencia de Lasso Mendoza incomodaría a sectores políticos interesados en recuperar el poder, para limpiar expedientes judiciales que les permita volver a la actividad política en el país. “Les molesta que la Corte Constitucional no responda a sus intereses”, acotó. (I)