Papelerías a punto de quebrar, pero incrementa venta de equipos tecnológicos

Baja drásticamente la venta de útiles escolares debido a su prohibición de comprar listas.

En la ciudad de Loja, varias papelerías están a punto de la quiebra, mientras que los comercios de equipos tecnológicos tienen un leve repunte de ventas pese a la crisis derivada por la pandemia.

Situación

Como era de costumbre, al inicio de clases en el régimen Sierra-Amazonía, las papelerías tenían una alta demanda de ventas por la adquisición de los útiles escolares, pero la llegada de la pandemia y con ello las restricciones, ahora los estudiantes su enseñanza es mediante un equipo inteligente sea este celular o computador.

Manuel Jiménez, propietario de la papelería Virgen del Cisne, indicó que este año será atípico ya que las ventas disminuirán significativamente porque la enseñanza continuará desde sus casas y contendrá menos material de papelería y de libros físicos. “Si antes vendíamos alrededor de USD 100, en la actualidad no superamos los USD 50, debido a que el Ministerio prohibió que los establecimientos pidan lista de material académico”.

Para Claudia Peñafiel, representante de la papelería Caja de Colores, indicó que el cambio en el consumo ha impactado de distintas maneras a los negocios de ventas de útiles, en los que agosto representaba entre el 25 y 60% de su facturación de todo el año.
A eso se suma que, durante 4 meses no han logrado facturar ni el 2%, generándoles pérdidas cuantiosas y separación de trabajadores, lo cual ha provocado que al menos 10 (de las que tiene conocimiento) negocios de este tipo estén a punto de desaparecer porque las ventas son casi nulas.

Equipos

La enseñanza a casa trae consigo que las familias tengan equipos tecnológicos con los cuales sus hijos pueden recibir sus clases, sin embargo, adquirirlos significa una gran inversión.

María Teresa Álvarez, madre de un estudiante que va a séptimo de Básica, indica que, aunque no tendrá que comprar útiles escolares porque reutilizará de los años anteriores, el dinero con el cual lo hacía, le servirá para comprar un computador. “El que tenemos no funciona bien y es un problema en las clases virtuales”.

El propietario de un almacén de computadores y celulares, Rodrigo Vicente, puntualizó que, tras el anuncio de inicio de clases, varios padres de familia se han acercado a su local y han empezado a preguntar los precios de los computadores y celulares con cámara. “Hemos tenido un leve incremento de ventas los cuales podrían subir con el pasar de los días”.

Los equipos que más se buscan son tablets o computadores básicos de bajo costo. También cámaras para videoconferencia y audífonos con micrófonos incorporados.(I).(FJC).