Millonaria estafa al Isspol preocupa a jubilados y aportantes

La estafa al Instituto de Seguridad Social de la Policía (Isspol) y que se investiga supera los USD 500 millones, esto preocupada a los jubilados y aportantes a la entidad, unos porque se les deje de pagar sus pensiones y otros que se agrave la situación de falta de atención médica.

Circunstancias

La Ministra de Gobierno, María Paula Romo, en rueda de prensa, expresó que a pesar de la gravedad de lo que se ha descubierto, la jubilación de los policías y todas las prestaciones están garantizadas, hay una ley que obliga al Estado a garantizar todo lo que se adeude.

El Isspol fue creado en 1995. Es un organismo autónomo con finalidad social y sin ánimo de lucro; cubre a más de 70.000 policías: 50.000 en servicio activo y 20.000 en retiro o servicio pasivo.

Orlando Lenin Carrión, policía en servicio pasivo, mencionó que este problema sin duda afecta en gran magnitud a todos los socios de esta caja de seguridad social de la Policía, razón por la cual deben seguir las investigaciones hasta las últimas consecuencias.

A los servidores policiales, el descuento del Seguro que les hacen es dependiendo del rango que tienen y con esos recursos manejan los fondos de reserva, décimos y el sueldo a los jubilados, los cuales hasta la fecha les han pagado con normalidad, pero están preocupados con los últimos acontecimientos que están pasando en el país.

Indicó que, en Loja sí es un poco crítico la situación, porque sus compañeros les han mencionado que no hay medicinas en los dispensarios médicos, así como también no hay una atención proactiva, ya que los hospitales de Guayaquil y Quito están al tope, y la causa principal es la falta de recursos, mientras tanto tienen que acudir a las farmacias particulares en busca de medicamentos.

Por su parte, un uniformado en servicio activo, mencionó que años anteriores el Isspol daba créditos para vivienda y desde el 2016 casi no lo hace, sin embargo, mensualmente les descuentan USD 250 dependiendo del grado que tengan y los años.

A ello, se suma que no les están cubriendo el seguro médico, lo cual les está afectando al momento de acudir para hacerse atender en los dispensarios; y sus dependientes tampoco pueden acudir a las atenciones.(I).(FJC).