¿Todo listo para ir a las urnas?

Este domingo 07 de febrero de 2021, los ecuatorianos nuevamente acudiremos a los recintos electorales, para elegir Presidente y Vicepresidente, Asambleístas Nacionales y Provinciales, y Parlamentarios Andinos.

Recuerdo que mi abuelo se preparaba con semanas de anticipación para asistir a lo que él llamaba la “fiesta democrática” y “mi obligación como ciudadano”, vestía elegante, porque esa era su forma de demostrar respeto por el país.

Repasemos los requisitos que debemos cumplir para ir a votar:

Primero, no olvidemos llevar nuestra cédula, único documento válido, pero tampoco olvidemos llevar nuestra responsabilidad, nuestro entusiasmo, nuestra visión de futuro, nuestras ganas de un país mejor, nuestra esperanza por mejores días.

Segundo, como esta elección sucede en medio del inicio de la segunda ola de contagios de la pandemia, debemos llevar la mascarilla o cubre bocas bien puesto, no nos lo saquemos más que 3 segundos para que el presidente de mesa nos reconozca según la foto de la cédula, lo que si debemos quitarnos son nuestros prejuicios, nuestros resentimientos, nuestro pesimismo. No digamos “es que todos los candidatos son malos”, debemos elegir a alguno de ellos. A todos quienes minimizan a los candidatos los invito a candidatizarse para las próximas elecciones, así pasarán de la queja a la acción, dejarán de ser parte del problema e intentarán ser parte de la solución.

Tercero, llevemos alcohol antiséptico para desinfectarnos las manos, lavémonos las manos con agua y jabón, pero no nos “lavemos las manos de nuestra responsabilidad”, olvidemos el “yo no voto” para después decir, “como yo no voté por él o por ellos yo no soy parte del problema”, sepan ustedes que, sí lo son, y el no decidir nos convierte nuevamente en parte del problema y no de la solución.

Cuarto, debemos llevar nuestro propio esferográfico, también llevemos nuestras ganas ayudar a escribir el futuro del país, de formar parte de la historia que nosotros mismos escribiremos, una historia que esperamos sea buena para nuestros hijos.

Quinto, no vayamos en familia ni llevemos niños, la fiesta democrática esta vez no puede ser vivida en grupo. Pero, el ir solos no significa ir huérfanos, recordemos que no está bien hacer solos lo que podemos hacer juntos, porque nuestras decisiones individuales y colectivas dan la pauta hacia un peor o mejor país. Si elegimos a nuestros mandatarios para que guíen a la República y pensamos que el elegirlos es nuestro único aporte, estamos muy equivocados, al país lo construimos todos, trabajando, siendo honestos antes de pedir honestidad, siendo solidarios antes de pedir solidaridad, trabajando más que el resto, informándonos, estudiando, en fin, siendo mejores personas antes de exigir que la otra persona sea mejor.

Sexto, no vayamos a votar sin saber a lo que vamos, no decidamos nuestro voto frente a la papeleta, las grandes decisiones de la vida se las toma luego de un proceso de reflexión. Que no les guste la política no significa que no les afecte. Tampoco voten porque les dijeron por quién votar, ustedes pueden decidir, su decisión es importante para el Ecuador.

Voten por quien quieran, algunas personas les dirán “no votes por el o por ella porque no tiene oportunidad de ganar”. No tendrán oportunidad de ganar si ustedes no votan por ellos; y, si su candidato no gana, es parte de la democracia.

Finalmente, quienes sean electos este domingo dejarán de ser candidatos y pasarán a ser nuestros representantes, así como suena “nuestros representantes”, y como tales necesitan nuestro apoyo, nuestro trabajo, por supuesto nuestro reclamo y nuestra vigilancia, pero sobre todo necesitan ser parte de una sociedad que sueña y trabaja por un futuro mejor. No pensemos que “el día después de mañana” será mejor solo por haber elegido, será mejor si nosotros somos mejores personas.

Que el domingo 07 de febrero de 2021 triunfe la democracia, triunfe el Ecuador y triunfemos los ecuatorianos, los de nacimiento y los de corazón.