Cárceles sin una verdadera rehabilitación

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, decretó desde este miércoles el estado de excepción en todo el sistema carcelario del país, luego del motín que terminó con más de 100 reclusos fallecidos en la penitenciaría de Guayaquil. Analistas de nuestra ciudad, consideran que no existe en Ecuador un verdadero sistema de rehabilitación.

“En Ecuador no existe un sistema de rehabilitación e inserción social para quienes cumplen sentencias o prisión preventiva”, explica Jorge Jaramillo Villamagua, comentarista jurídico y catedrático universitario de la localidad.

Agrega que la Constitución de la República, en su Art. 201, determina la rehabilitación integral de las personas para reinsertarlas en la sociedad.

“El Estado es el responsable directo, y no es la primera vez que se da este tipo de amotinamiento, en donde se demuestra que existe un dominio total del sistema carcelario por parte de bandas y organizaciones criminales”.

Situación

El último acontecimiento refleja que los centros de rehabilitación “están a merced de las bandas. Se evaden procedimientos de control, se insertan celulares y armas. Ante esta realidad, incluso el Estado se expone ante demandas internacionales por parte de familiares de las víctimas”, refiere.

Acota que el Gobierno a más del Estado de Excepción tiene que conformar como lo determina el Art. 203, las directrices para sacar adelante los centros de rehabilitación y destinar recursos económicos y humanos.

Realidad

Ana Moser Cazar, abogada y excoordinadora del Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos en la Zona 7, explica que aunque en esa época existía un mejor control de los sistemas penitenciario; sin embargo, también hubo deficiencias.

El escaso personal y con el perfil no adecuado para destinarlo a la rehabilitación de los internos, es una de las falencias más grandes que existen en los centros carcelarios. “La delincuencia crece en país”. Concuerda con Jaramillo Villamagua al mencionar que la presencia de “mafias, narcotráfico y sicariato”, da como resultado este tipo de situaciones.

Intervenir

La sobrepoblación carcelaria es otra de las problemáticas en el país; y, Loja no se escapa de esta realidad. En esta provincia existe, por ejemplo, un 30% de hacinamiento. Además, se debe ubicar a los presos de acuerdo al delito cometido y grado de peligrosidad, precisa.

“En el tema penitenciario hay que ver la parte humana de las personas -dar una real y verdadera rehabilitación a los privados de la libertad-, porque esta es una deficiencia del sistema penitenciario”, concluye la profesional. (I).