Destitución de legisladores es una constante en la Asamblea

La destitución de legisladores se ha convertido en algo común en la Asamblea de Ecuador, la más reciente, Bella Jiménez, segunda vicepresidenta, quien perdió su curul por gestionar cargos públicos. Referente a las repercusiones y, principalmente, la imagen del país ante la opinión pública nacional e internacional, analistas de la localidad dan su criterio.

Las principales causas de destitución por las que han tenido que dejar su curul, han sido por investigaciones judiciales vinculadas a casos de corrupción.

Si recordamos en la Asamblea anterior, por ejemplo, Norma Vallejo (Alianza PAIS), Sofía Espín (Revolución Ciudadana) y Ana Galarza (CREO), fueron destituidas; Eliseo Azuero (BADI) y Daniel Mendoza (AP-Aliados) renunciaron antes de ser destituidos. Casos como estos se repitieron hace algunos años.

Transcurridos más de 100 días de posesión de la nueva asamblea. Sin embargo, ya se presentaron varios altibajos.

Incidencia

Según el analista jurídico, Fernando Cruz Riofrío, esta asamblea ingresó con un nivel de imagen negativa, igual o incluso más que la anterior. La destitución de Bella Jiménez es positivo porque estuvo involucrada en el reparto de cargos.

“Incluso es conocido que algunos asambleístas se dedican a vender el voto, para conseguir cuotas de espacios en la administración pública, para ubicar a sus familiares o sus allegados”. Los legisladores no están para eso, sino para realizar control político, hacer proyectos de Ley, refiere el profesional.

El problema es mayor porque ante este tipo de circunstancias, la ciudadanía no cree en el sistema democrático y resta legitimidad ante la opinión pública nacional e internacional.

Sugiere que es imprescindible, que leyes que están en vigencia se apliquen y se cumplan, acciones como estas deben ser el trabajo del asambleísta, precisa Cruz Riofrío.

Código

Para el comentarista jurídico, Manuel Salinas Ordóñez, el pleno de la Asamblea, en cumplimiento de sus atribuciones, tiene la potestad de destituir a los legisladores que estén involucrados en actos de corrupción y en cumplimiento del Código de Ética.

En el trabajo a lo interno de la Asamblea no habría mayores implicaciones, porque su alterno, en este caso, Daniel Onofa Cárdenas, ocuparía su lugar.

Sin embargo, en el entorno político, se puede denotar la baja popularidad de los asambleístas y a nivel internacional damos una imagen de tener una “función legislativa corrupta”, precisa.

Aunque otro hecho que también puede ser considerado positivo, es que se está haciendo justicia a lo interno de la Asamblea, al denunciarse este caso, concluye el profesional. (I).

Dato

Con 131 votos a favor, de 132 legisladores presentes, la noche del 12 de octubre, se destituyó a la segunda vicepresidenta de la Asamblea, Bella Jiménez.