Portar armas de fuego abre el debate

Ante los altos índice de inseguridad que se vive en el país, se presentó el proyecto Ley Por la Vida y La Protección Ciudadana, que propone que los ciudadanos puedan “portar armas”. Especialistas en materia legal y derechos humanos de la localidad, dan su criterio de las repercusiones de aceptarse esta propuesta.

El proyecto fue entregado por la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, al presidente de la República. En nuestro país es un delito portar armas de fuego; excepto para militares, policías, personal de seguridad privada autorizado y otros actores avalados por las Fuerzas Armadas (personas dedicadas a la actividad camaronera y ganadería). La tenencia de armas, en cambio, sí está permitida con la documentación respectiva.

Para el analista jurídico de la localidad, Fausto Moreno Sánchez, ante los altos índices de criminalidad en el país se plantea que, para garantizar la seguridad del ecuatoriano, “se permita portar armas”, pero todas estas propuestas entran en el denominado “populismo penal”.

Esta propuesta, a decir del profesional, “no resuelve el problema porque apunta a los efectos y no a las causas”.

Absurdo

El Estado es el responsable de garantizar el acceso al empleo, salud, vivienda, porque al no satisfacer de las necesidades básicas de la población, ocasionan los problemas de inseguridad y otros.

Es “absurdo dejar en manos de los ciudadanos la seguridad”, es el Estado el que está obligado a garantizar la misma. “Lo que se busca es desviar la atención de otros temas más importantes en el país” acota Moreno Sánchez.

Violencia

Lorena Rodríguez Manchay, presidenta de Acción Feminista por la Paz en la provincia de Loja, dice que ante esta propuesta se debe preguntar, cuál es el origen del problema. “Portando armas no se solucionará la inseguridad en el país.”

Acota que, como defensora de los derechos humanos, la preocupación sería mayor. La mayor parte de ciudadanos que tendrían estos artefactos peligrosos serían “los hombres”, y conllevaría “amenazas con armas” hacia las mujeres e incluso el aumento de femicidio. “En el país no hay autorización para portar armas de fuego, pero existe el sicariato”.

Propuesta

Una de las propuestas para erradicar la violencia e inseguridad, es un cambio de políticas públicas encaminadas a la educación, mayor control de las personas que portan armas de forma ilegal y, principalmente, la responsabilidad que debe tener el Estado en erradicar la crisis social, económica, pobreza extrema, entre otros. (I)