Humberto y Lazy, amigos incondicionales

Humberto López es oriundo del vecino país Perú, comenta que su llegada a Ecuador fue con el afán de buscar trabajo. La primera ciudad a la que llegó fue Cuenca, durante su estadía de un año y un mes, se dedicó a vender helados de cono, Bon Ice, Pingüino, y además, licras, entre otros, sin embargo no le fue tan bien y el pago no era justo.

Hace algunos meses Humberto trabajaba en un taller de soldadura, pero su remuneración no era justa y tardaban en pagarle, luego, sin problema alguno laboró como vendedor ambulante en Pingüino y desde hace cuatro meses se encuentra ubicado en un semáforo cerca al parque Jipiro, menciona que los habitantes del sector ya lo conocen y saben que va a trabajar, más no a hacer cosas indebidas.

Para diariamente poder subsistir, Humberto enfatiza que se desenvuelve en lo que haya. No posee un ingreso fijo, por lo tanto sus ganancias oscilan entre USD 5 y USD 10, lo que obtiene depende de que tan bueno o malo haya sido el día, pues a veces las condiciones climáticas no contribuyen con las ventas.

En la actualidad, Humberto vive en el albergue ‘Amor y Rescate Canino’ y tiene a su cargo 13 mascotas, entre ellas 2 perritas recién esterilizadas. El cariño que le tiene a su mejor amigo Lazy es incomparable a tal punto de que se ha convertido en su fiel compañero de trabajo.

Ante el sinnúmero de casos de perros y gatos abandonados que registra la ciudad de Loja, don Humberto hace un llamado a la ciudadanía a que no los abandonen porque sufren demasiado e invita a que los quieran como un integrante más de la familia porque ellos brindan amor incondicional.