Prefecto descarta irregularidades en la contratación de la vía Intervalles

La Contraloría General del Estado (CGE) a través de un comunicado confirma glosas por más de USD 600.000 en la Prefectura de Loja por irregularidades en el contrato de la vía Intervalles. Rafael Dávila Egüez, prefecto de Loja, afirma que no hay tales anomalías en la contratación de la arteria vial.

Hechos

La Contraloría confirmó glosas por USD 556.931,91 y USD 129.618,47, en enero de 2022 y noviembre de 2021, respectivamente, en contra de la constructora Construcpacific y la fiscalizadora Consorcio Intervalles. La resolución sancionatoria también responsabiliza al Coordinador de Estudios y Proyectos; y, al Administrador del Contrato, funcionarios del Gobierno Provincial de Loja entre 2015 y 2019.

Las responsabilidades civiles culposas se establecieron luego de analizar los hallazgos del examen especial DPL-0034-2019, aprobado en noviembre de 2019, en el cual se examinó la ejecución del contrato para el “Mejoramiento de la Vía Intervalles (Indiucho-El Tambo-Malacatos), a nivel de carpeta asfáltica”, suscrito en junio de 2015.

El prefecto Rafael Dávila Egüez indicó que la Contraloría de manera curiosa informa de presuntas irregularidades. “Comprendo que hay actores políticos que están desesperados para que, la entidad de control hable de corrupción en el Gobierno Provincial, especialmente del prefecto, pero no lo hará porque no existe; sin embargo, la entidad ha glosado al administrador del proyecto, fiscalizador y a la empresa constructora”.

Dávila explica que la decisión que el prefecto tomó -fue contratar el asfaltado de la vía Intervalles (Indiucho-El Tambo-Malacatos) por un monto de USD 11’217.000 para 42 kilómetros, significa que el costo de la carretera fue de USD 266.000 por kilómetro-. El monto total incluye 2 años de mantenimiento y la colocación de un sello asfáltico al terminar el mantenimiento de la obra.

“Por ejemplo, el asfaltado de la vía Celica-Cruzpamba-Algarrobillo-Y del Muerto de 28 kilómetros costo USD 13’700.000 contratada por el Estado, pero en la misma zona la Prefectura contrató la vía Celica-Pózul-Pindal de igual longitud (28 kilómetros) con un monto de USD 8 millones, lo cual demuestra que no hay sobreprecios en ninguna obra de la prefectura”.

Agregó que, “la entidad de control realizó la auditoría de la vía Intervalles y no encontró ninguna anomalía en la contratación o el precio de la obra, sin embargo, un auditor de la Contraloría señaló que era muy pronto que en dos años se coloque un sello asfáltico a la carretera, pero lo que debió hacer es cuestionar el contrato porque allí estaba escrito en los términos de referencia: el mantenimiento (limpiar cunetas, alcantarillas, derrumbes, corregir fisuras y reponer señalización); colocación del sello asfáltico; y, el pago en cuotas mensuales de aproximadamente USD 50.000 por 24 meses por este trabajo”.

La empresa constructora y los funcionarios de la Prefectura impugnaron este criterio técnico, por lo que todavía no hay el dictamen final que será emitido por un juez, quien establecerá si hay o no perjuicio al Estado. “En este ir y venir con la Contraloría han pasado dos años más desde que se terminó la vía Intervalles. Actualmente, son 4 años y medio y la constructora empezó a colocar al sello asfáltico, aunque en estos momentos está suspendido debido a la etapa invernal”.

Falla

El prefecto indicó que en la vía Intervalles tiene varias fallas geológicas, pero la de mayor consideración existe en el barrio San Francisco, parroquia El Tambo, cantón Catamayo. Allí se construirá una variante que permitirá eludir a la falla de gran profundidad. “Durante la contratación de la vía, este problema no fue estipulado porque habría sido desperdicio de recursos”.(I).

Dato

La vía Intervalles concluyó su construcción en  2018.