Enamorarse de la literatura

Galo Guerrero-Jiménez

Enamorarse de la literatura para alguien que no es lector, o que realiza tareas escolares de textos que nunca ha tenido la oportunidad de leer y, lo más grave, que jamás le explicaron con la pasión y la entereza de por qué es bueno leer una obra literaria determinada, entonces, no habrá posibilidad de que haya un acercamiento voluntario para que la mente y el corazón se apropien de ese lenguaje estético, armónico y lleno de toda una riqueza humana que una obra literaria, o incluso de otro género, siempre porta para que el lector, con ese entusiasmo que le caracteriza, sepa adentrarse con la más plena voluntad que su psiquis le permite.

Continúa leyendo «Enamorarse de la literatura»

El periodismo multifacético

Augusto Costa Zabaleta

El periodismo a más de construir la sublime tarea y un elocuente destino del hombre es el medio más eficaz y noble para combatir la aberrante paranoia de los dictadores, tiranos, absolutistas y totalitarios depredadores de la democracia y contumaces enemigos de los derechos y las libertades; es además el Periodismo el objetivo más genuino e idóneo, para plasmar el auténtico y fidedigno progreso de los pueblos y los ciudadanos.

Continúa leyendo «El periodismo multifacético»

¡De nuevo en el mundial!

Ruy Fernando Hidalgo Montaño

Cuando era joven solía coleccionar álbumes del mundial de fútbol con la ayuda de mi mamá, también previo al torneo máximo del balón realizado en España en 1982, con la ayuda de mi madre también, tuve acceso a la historia de esta competencia planetaria que se juega a partir de 1930 siendo el primer país sede, Uruguay que además se coronó campeón en esa ocasión, eran fascículos semanales que adquiríamos con mucho esfuerzo, fueron 45 números en los que venía un poster gigante de jugadores emblema de cada país. Era decepcionante no ver ningún ecuatoriano en el póster central de cada edición, pese al gran nivel que mostraban a nivel nacional, en ese entonces nuestro campeonato tenía muy buenas figuras, que lamentablemente solo brillaban puertas adentro del Ecuador, salvo una honrosa excepción, Alberto Spencer, que sin embargo no jugaba acá, sino en Peñarol de Uruguay, club en el que lo ganó todo lo que se le puso por delante incluyendo el título de goleador de la Copa Libertadores de América que hasta ahora lo conserva con 54 goles.

Continúa leyendo «¡De nuevo en el mundial!»