Enardecido clamor popular sin eco

Antonio C. Maldonado V. 

Este mes de mayo lleno de alegría, recuerdos y especialmente de veneración, para rendir nuestro tributo de agradecimiento y afecto filiar al ser que nos brindó la vida, reverencia que perdurará por toda nuestra existencia, mientras dure su sacrificada tarea de nuestra formación; dentro del calendario cívico conmemoramos el Bicentenario de la gloriosa Batalla de Pichincha, que nos liberó del dominio de la corona española no se han operado mayores cambios durante ese lapso y seguimos retrasados frente al desarrollo de otros países que con similares niveles de pobreza en esa época han logrado eliminarla y alcanzar el bien colectivo. 

Todo lo negativo que afecta a la República en cada periodo presidencial es costumbre de los políticos endilgarla hacia el mandatario de turno como en el actual momento que centra su actividad en poner el orden la economía, pero esto debe hacérselo sin afectar la planificación para atender la seguridad ciudadana y la atención que debe prestarse en los campos de salud y educación, especialmente esta última para los sectores desposeídos de recursos económicos. 

La masacre en la cárcel de Santo Domingo de los Tsáchilas cuyo número no ha sido identificado en su totalidad y la fuga de un numeroso grupo de detenidos de los cuales solo una parte han sido aprehendidos nos demuestra la calamitosa crisis carcelaria que da lugar a que nuevamente la Fuerza Pública se movilice a más de la que con estado de excepción está actuando en otras tres provincias; no se sabe que excusas presentará el despistado Ministro del Interior, porque infortunadamente nos han acostumbrado los miembros de la Fuerza Pública a informarnos a diario los hechos delictivos sucedidos pero cuando se han perpetrado sin que se tomen las correspondientes medidas para evitar los innúmeros delitos que no paran y para lo cual el clamor del pueblo de todas las clases sociales pide, esto es el Plan Nacional que contemple las medidas de prevención delictual y reactivar la economía. 

Nuestro Presidente continua en el turismo continental, seguramente para a más de recibir honores ejercer un anhelado liderazgo continental mientras el pueblo de nuestro país en general no puede salir porque tiene miedo que lo asalten pero la mayoría porque no tiene dinero, ni empleo a pesar que su excelencia cumpliendo su oferta de campaña manifestó que estaban creados 350 mil empleos con remuneraciones y garantías legales; en días pasados nos informaron que había llegado a la República de Israel para solicitar asesoramiento sobre la erradicación de la inseguridad ciudadana y el control del narcotráfico; sobre el particular debo anotar que el pueblo de Israel no tiene especialidad en el combate al narco y micro-tráfico porque eso allí no existe, lo que si se conoce es que se especializa en combatir, defenderse y asesinar a cada momento a los habitantes del pueblo Palestino que reclama el derecho a su territorio; hace pocos días informó la prensa internacional el asesinato de una periodista que cubría información desde Palestina. 

La inversión extranjera no llega, desde luego porque no da los réditos que esperan solamente se anuncia las nuevas remesas del FMI; esto es, siguen hipotecando al país casi eternamente; en estas circunstancias cuántos siglos más tendremos que esperar para salir del túnel sin escape.