Rafael Minga: “La música es emoción y sensibilidad”

La música ha ido de generación en generación. Rafael Minga es un ejemplo de la persistencia y de que la música es una profesión de la cual se puede sacar mucho provecho, no solo como hobbie; sino como una forma de vida.

Desde pequeño, este arte ha sido parte de su aprendizaje diario; la cultura musical ha fomentado en él, el gusto por todos los géneros musicales, pues hay en cada uno, una particularidad que con su talento ha creado varios temas para la ciudadanía lojana y por qué no decir al mundo.

“Fui descubriendo muchas cosas, te adentras a una mina de oro. Empecé a componer y me dijeron que lo intente. Me gusta escribir mucho sobre lo que vivo, algo que cuente a los demás una historia”, menciona.

La voz es solamente la puerta de este gran hogar llamado talento. Desde sus inicios en esta rama artística, se ha incursionado por el piano en la Academia Santa Cecilia, la guitarra de forma empírica y con un profesor muy particular: su padre.

Ser arreglista de muchos cantantes y músicos de la ciudad lo ha llevado a permanecer dentro de ligas mayores con  su talento en modificar y “maquillar” su trabajo para que todo quede perfecto.

Al igual que varios artistas locales y nacionales, Rafael hace una gran observación a la música local y su reconocimiento a nivel nacional. “ Las leyes no benefician al músico, no he visto que ya haya algo que te devuelva un beneficio por lo que uno está dando. No hay esas regalías. Y hay que hacer lo correcto porque esto cobran en bares, en conciertos. El público puede ayudar comprando la música on line y reproduciendo la música”.

La música ha dado satisfacciones más que dolores. Uno como músico se emociona y sensibiliza; y, esto nos ha dado a nosotros los artistas.