El día en que cambió la vida de Ana

La última marcha fue protagonizada la semana pasada en la ciudad de Loja.

La noche y madrugada del 23 de junio de 2018 fue diferente para Ana, la protagonista de esta historia, que cambió su vida. Luego de cuatro años, sus familiares y representantes de varias fundaciones de derechos humanos, aún continúan en la lucha para que se haga justica.  Actualmente la etapa de judicial sigue su curso.

Ana (nombre protegido), joven de nacionalidad francesa, llevaba un año residiendo en el cantón Saraguro provincia de Loja, su labor estaba vinculada al voluntariado trabajando con niños de la zona. 

Sin embargo, en junio del año 2018, fue diferente para ella, al ser víctima de violación. Desde ese  entonces, ha empezado una lucha constante para que el culpable pague con la pena máxima.

Esta fue una noticia que incluso rebasó fronteras y a medida que pasa el tiempo diversas fundaciones, asociaciones defensoras de los derechos humanos se sumaron a la defensa para que se haga justicia.

Las calles han sido testigo de varias protestas para que su agresor, Erick B. quien estuvo prófugo de la justicia por varios meses, fuera detenido un 21 de febrero de 2022, en la provincia del Azuay, parroquia El Valle, según el informe de la Policía Nacional. 

Proceso         

El proceso judicial que inició hace cuatro años no termina.  Según algunas Fundaciones Defensoras de los Derechos Humanos y juristas, este caso ha estado marcado por algunas irregularidades. Y en donde, el accionar del Fiscal de Saraguro, ha sido cuestionado, por la poca importancia a este asunto donde está involucrada una mujer víctima de violencia.

Diario Crónica, diálogo con profesionales que han estado de forma permanente al frente de la defensa.

A decir de Carla Patiño Carreño, coordinadora del Área Legal de la Fundación Idea Dignidad, este   proceso  estuvo parado varios   años, porque el acusado estuvo prófugo.

Dice que existe preocupación porque desde un inicio, el Fiscal “no tuvo la mejor actuación”, por ello, se presentaron varias quejas. “A pesar que se acusó por delito de violación, el Fiscal volvió a presentarlo por delito sexual, sin ningún fundamento”.

Además, vemos como el sistema de justicia “revictimiza a las víctimas” porque “el Fiscal le dijo a Ana, que no podía ser violación porque ella no era virgen”.

Agrega que, aunque es un avance, no consideramos que se haya hecho justicia porque la sanción para el agresor fue mínima. “Esperemos que en segunda instancia vuelva a considerarse el delito como -violación-”.

Apoyo

Rafael Banda Tapia, abogado de Derechos Humanos, y quien apoya la defensa de este caso, explica que, por varias ocasiones se han realizado marchas de respaldo. “Estamos en la lucha porque se quiere cambiar el tipo penal, el de violación por abuso sexual. En ese aspecto la defensa nos opusimos porque existen las pruebas reales de ADN, que fue violación”. A decir del jurista, de no ser favorable se adoptarán otras instancias legales. (I).

Dato

Los hechos fueron denunciados ante el fiscal de Saraguro, un 26 de junio de 2018; y, desde entonces el proceso no termina.