Tras reforma a un decreto, la “Churonita” podría volver a recorrer los barrios de Loja

Mediante un cronograma moradores de parroquias visitan a la “Churonita”.

Desde hace algunos años la Sagrada Imagen de la Virgen del Cisne no visita los barrios y parroquias eclesiásticas de la urbe lojana. Varias inquietudes se han formulado por moradores referente a lo positivo que sería recibir a “Churonita” en cada una de las localidades.

Para los habitantes de distintos barrios y parroquias urbanas de la ciudad de Loja, era una alegría poder recibirla. Con semanas de anticipación adornaban los templos con flores para el homenaje.

Marlene Díaz Morales, moradora del barrio Las Pitas, tiene 60 años.  Dice que la Virgen del Cisne siempre era recibida con amor y cariño.    Incluso grupos religiosos eran quienes dirigían las distintas actividades.

El mismo criterio tiene Sandra Enith Sotomayor, del barrio La Pradera, precisa que “hay recuerdos bonitos de estas actividades que permitían la integración de cada barrio”.

Situación

El obispo de Loja, Walter Heras Segarra, en diálogo con Diario Crónica, explica que existe un decreto promulgado con el exobispo, Julio Parrilla Díaz. El objetivo fue precautelar la imagen original de la Virgen y evitar daños, por ello, solo permanece en la Catedral.

“Este decreto está vigente y no ha sido modificado, por este motivo no podrá salir a otro sitio”.

Sin embargo, mediante una organización planificada las distintas parroquias visitan a la Virgen del Cisne en la Catedral. De igual forma lo realizan  empleados y trabajadores de instituciones públicas y privadas de la urbe, destaca monseñor Heras Segarra.  

Recuerdos

El padre Carlos Jiménez Jiménez, quien fue por varios años párroco de El Sagrario, acota que por el 2010-2011 se adoptó esta decisión,  precisamente, para precautelar y evitar que la imagen se deteriore del sol, lluvia o viento.

Recuerda que el 10 de septiembre al 10 de octubre salía a recorrer los distintos barrios.

De igual forma, otra de las razones fue porque cientos de devotos provenientes de otras localidades del país venían a ver Virgen en la Catedral, pero no la encontraban porque estaba en las parroquias.

“La intención es también mantener el sentido de peregrinación, es decir, que sean los fieles quienes visiten a la Virgen”, concluye el   sacerdote. (I).