Igual para unos cambios para otros

Antonio C. Maldonado V.

Como todos sabemos la historia se repite lo que cambian son los personajes; mientras todos los continentes del planeta reciben el castigo y embates de la naturaleza por haberse empeñado la humanidad y en particular en gran escala las grandes empresas determinando el cambio climático con elevación de la temperatura, incendios forestales en unos casos o inundaciones gigantescas en otros provocando la destrucción de ciudades y el fallecimiento de centenares de seres humanos, del reino animal y la vegetación. En nuestro país en menor escala se sufre los embates de la naturaleza en el entorno alarmante la violencia y delincuencia del crimen organizado y callejero, cuyo centro a nivel nacional que comprende Guayaquil, Durán y Samborondón, que obligan al Gobierno a decretar el Estado de Excepción que resulta “permanente”, debiendo citarse desde los últimos años lo siguiente: en el Gobierno de Rafael Correa, 2009 al 2017 se decretaron 19 Estados de Excepción, en los que se militarizaron zonas y se limitó la libertad de asociación; en el de Lenín Moreno, 2017-2021, en nueve ocasiones para custodiar el “orden interno”; en el régimen actual desde la posesión de Guillermo Lasso, hasta mayo del presente año se han decretado más de nueve Estados de Excepción; se considera que los 2.647 asesinatos que se centran en la región Costanera son el reflejo del poco o nulo trabajo realizado en los últimos años en prevención y seguridad todo lo cual se sintetiza en la corrupción de todo orden que opera en el país, debido a lo cual el Gobernante debe reconocer sus errores que es lo más importante y corregirlos en el menor tiempo.

La política en el pasado era una noble actividad doctrinada para su militancia, pero ahora convertida en politiquería por la mayoría de los activistas o jerarcas de los llamados partidos políticos o agrupaciones solamente se hacen presentes cuando hay elecciones como sucede en la actualidad que se abre una feria o mercado al mejor postor, seleccionando candidaturas para las seccionales de 2023, revisando sus perfiles entre personajes mediáticos debido a lo cual hacen contactos con periodistas de televisión y de otras actividades en ese medio proponiéndoles el pago entre 10 y 50 mil dólares para las concejalías a presentadores de televisión o talentos de pantalla entre 50 y 150 mil dólares, asegurándoles el triunfo y el sueldo que actualmente reciben por las “funciones” que desempeñan; la situación para este episodio de la llamada democracia se vuelve sumamente complicada al tener que cumplir desde la paridad de género y la participación de jóvenes en las papeletas como exige el Código pertinente; para citar un ejemplo, a la Alcaldía de Guayaquil 10 candidatos y 2 mujeres; para Prefecto de Guayas, 9 hombres y 4 mujeres; para Alcalde de Quito, 7 hombres y 5 mujeres; y para la Prefectura de Pichincha, 6 hombres y 5 mujeres, la juventud ha sido eliminada.

En definitiva, los beneficiados del proceso consideran que hay cambios y los imparciales que sigue lo mismo, descuidando el trabajo productivo y la solución a los problemas que nos agobian como en el caso de la tragedia del barrio “Cristo del Consuelo”, que hasta hoy sigue desconsolado.