En Eucaliptos se vive un campeonato de fútbol entre 25 equipos

César Augusto Correa.

En las faldas del Villonaco, dentro del área de influencia del Parque Eólico, se halla el extenso barrio Eucaliptos, que crece sin planificación alguna y donde prevalecen las formas de vida rurales, sin que sus moradores sueñen con un buen proceso de urbanización cercano. Ante la ausencia de las instituciones públicas la organización popular goza de amplia convocatoria y respaldo popular.

La construcción del Parque Eólico benefició al barrio con el asfaltado de una vía que la une a la Avenida Occidental de Paso, al redondel del barrio Plateado y a la carretera antigua a Catamayo. Actualmente esa vía está afectada por una falla que se llevó toda la mesa e interrumpió el paso; el problema se resolvió precariamente mediante mingas de la gente que abrió un paso complicado, que se prolongará por tiempo indefinido, hasta que CELEC,  el Municipio y el Consejo Provincial tengan la bondad de intervenir técnicamente.

Para el consumo humano tienen un sistema de agua entubada, administrada por un Directorio de Aguas, que tiene personería jurídica, la que sirvió además para comprar a la Comunidad de Maristas unas 2 hectáreas de terreno plano, en las que se halla el estadio.

En la actualidad se desarrolla un campeonato de fútbol con la participación de 25 equipos de varios barrios de la ciudad. Para inscribirse cada jugador pagó la suma de diez dólares, que en conjunto servirán para cubrir los gastos del campeonato y el saldo para financiar parcialmente la confección del nuevo altar mayor de la iglesia. Los encuentros se realizan en las tardes de los sábados y durante todo el día los domingos. Cuando llueve se tiene que suspender los encuentros para no dañar la cancha, para que no se hagan huecos que muchas veces ocasionan lesiones en los tobillos de los jugadores. Al Norte y Occidente de la cancha hay laderas pronunciadas y profundas, por donde ruedan los balones con frecuencia. Esto no interrumpe el juego, porque inmediatamente se utiliza un balón de repuesto, mientras un joven se desbarata bajando a la carrera por la pendiente y regresando muy fatigado con la bendita pelota.

 Para recabar más fondos para pagar por el retablo que se ha contratado a un prestigioso carpintero, que se ha comprometido a entregarlo en diciembre, se ha improvisado una especie de restaurante, en el que se ofrece café, bebidas frías, empanadas, tamales y otros alimentos al público que asiste a ver los encuentros.

Entrevistamos a varios conciudadanos pertenecientes al barrio y nos pidieron que solicitemos a las autoridades las siguientes obras: a) Arreglo definitivo de la carretera pavimentada que los conecta con la ciudad de Loja; b) Arreglo del tramo de vía de unos 150 metros de largo, que une al estadio con la carretera pavimentada, para que puedan acceder los vehículos pequeños, que ahora tienen que estacionarse en uno de los carriles de la vía principal y dificultar el tránsito para los demás; c) Instalación de una valla que impida que los balones rueden por los barrancos; d) Dotación de un sistema completo de agua potable para todas las familias y con la tubería para llegar a la letrina del estadio, cuyos inodoros están llenos de excrementos; e) Instalar césped sintético en la cancha para poder jugar en mejores condiciones, aún en momentos en los que esté garuando. (I)