En el Oráculo de Delfos. Heráclito

Fredy Paredes Cuenca

Se dice que en la puerta del Oráculo de Delfos se menciona una frase que nos indica el camino de la reflexión más importante en estos días, esta frase nos insta a la introspección y al conocimiento real de nosotros mismos, paso importante para cambiar el rumbo de nuestras vidas, en un camino más lógico, racional, con sustento y sustancia que nos dirige a meditar los propósitos, metas y objetivos vitales.

“Conócete a ti mismo”, frase atribuida a Heráclito en su modelo de pensamiento en una profundización del conocimiento de sí, en el enigma que supone el ser humano. Esta simple como compleja frase, si identificamos la real dimensión de lo que dicen estas cuatro palabras con un significado profundo, se trata de reconocer nuestras fortalezas para hacer uso de ellas en bien propio que favorecen a toda la comunidad, reconocer las cosas en las que debemos trabajar más para que se transformen también en fortalezas. Además, argumenta que a todo hombre le es concedido conocerse a sí mismo porque puede percibirse a sí mismo, cada hombre puede hacer de la propiocepción un instante para crecer y meditar sabiamente.

Sin importar quién eres, que posición ocupes en la gran malla social, si lo ponemos en perspectiva siendo parte o eslabón de ella y dentro de ella estamos en busca de desentrañar los misterios de la naturaleza, primero debemos hallarnos a nosotros, dentro sí mismos, hacer esa búsqueda vital es indispensable para que nos pueda cambiar la visión del mundo que nos rodea, porque si no somos capaces de encontrar aquello que buscamos dentro de nosotros mismos, tampoco nos será posible hallar lo de afuera, aquello lejos de nuestro alcance, porque si ignoramos todas la potencialidades y excelencias de nuestras propias casas que es lo básico, es osado pretender buscar las calidades o excelencias de otras.

Identificadas las cuestiones necesarias para caminar debemos saber primero quienes somos en realidad, de dónde venimos porque los orígenes hacen lo que somos, el camino que hemos elegido en lo personal, profesional y hacia donde nos estamos proyectando como individuos.

Si queremos cambiar al mundo empecemos por nosotros mismos, en este camino, el primer paso es el que hace la diferencia, con el iremos abriendo una ruta hacia el mejor yo, hacia el mejor nosotros.